Los imputados por el secuestro y muerte de la niña onubense Míriam declaran hoy ante el juez

Jonathan Moya, ante el juez por un delito de apropiación indebida
El juez instructor de la causa abierta por el secuestro y muerte de la niña onubense de 16 meses Míriam ha citado a declarar el martes en sede judicial al principal implicado, Jonathan Moya, y a su amigo y presunto encubridor, Raúl R. F.
ALMERÍA, 9 (EUROPA PRESS)



Así lo han indicado a Europa Press fuentes jurídicas, que han precisado que ambos, que se encuentran en prisión preventiva desde diciembre por presuntos delitos de detención ilegal y de asesinato, deben acudir a la Ciudad de la Justicia de Almería a las 10.00 horas.

Cabe recordar que ninguno de los dos contestó a las preguntas del magistrado Jesús Miguel Hernández y del fiscal encargado del caso cuando pasaron a disposición judicial después de ser detenidos por la Guardia Civil, ante la que sí prestaron declaración.

El juez resolvió el jueves alzar el secreto de sumario al considerar que habían variado las circunstancias por la que se mantenía desde finales diciembre y que la liberación de las actuaciones no iba, por tanto, a perturbar la investigación o a propiciar que pudieran desaparecer vestigios del hecho investigado

Los dos imputados por el crimen han vuelto a ser trasladados al centro penitenciario provincial de El Acebuche tras permanecer en la prisión de Albolote (Granada) por razones de seguridad.

Moya González, de 25 años, ha salido en varios ocasiones de la prisión para someterse, entre otras, a tres pruebas de ADN y también para acudir a tres juicios pendientes por delitos de estafa y apropiación indebida, por los que acumula ya condenas que suman una pena de más de cinco años de cárcel.

La niña de 16 meses, natural del municipio de Palma del Condado (Huelva) permaneció en paradero desconocido durante ocho días tras ser raptada presuntamente por Moya González, de 25 años. Su cadáver fue encontrado el 28 de diciembre en el interior de una balsa de riego ubicada junto a una vía de servicio de la autovía A-92 y a una distancia de apenas unos 500 metros del cortijo familiar donde fue arrestado el principal implicado en los hechos.

Según los datos que trascendieron del informe preliminar de la autopsia, la bebé habría fallecido de, al menos, un "golpe en la cabeza" entre "dos y cinco" días antes de que se hallase aunque el juzgado instructor sigue a la espera de que se recibir los resultados de las muestras remitidas al Instituto de Toxicología de Sevilla para determinar el momento exacto en el que se produjo la muerte. El segundo de los imputados, Raúl R.F., era detenido horas después que su amigo, al que, según apunta la investigación, habría dado cobertura.

La madre de la bebé interpuso en el municipio de Gérgal la denuncia por el presunto secuestro a las 20,00 horas del 20 de diciembre. En esta, relató a los agentes que su pareja sentimental, a la que señaló como Jonathan Moya, se había llevado "todas sus pertenencias" y a su hija de 16 meses tras mantener una "fuerte" discusión en el interior del vehículo en el que viajaban desde Guadix (Granada).

Se activó entonces un amplio operativo, integrado más de un centenar de agentes con apoyo tanto de medios aéreos como terrestres de la Guardia Civil, que rastrearon durante días la Comarca almeriense de Nacimiento para intentar dar con el paradero de la menor.