Los humanos de la Edad del Hielo podían usar palabras reconocibles ahora

Una investigación de la Universidad de Reading ha demostrado que los humanos que vivieron en la Europa de la Edad de Hielo hace 15.000 años podrían haber utilizado las formas de algunas palabras comunes con las actuales, como 'yo', 'tú', 'nosotros', 'hombre' y 'corteza', hasta el punto de que en algunos casos todavía podrían ser reconocidas hoy en día.



MADRID, 8 (EUROPA PRESS)



Usando modelos estadísticos, el profesor de Biología Evolutiva Mark Pagel y su equipo planteó la hipótesis de que ciertas palabras habían cambiado lentamente durante largos períodos de tiempo para retener restos de las formas utilizadas por nuestros antepasados de hasta 10.000 o más años. Estas palabras apuntan a la existencia de un árbol de super-familia lingüística que une siete grandes familias lingüísticas de Eurasia (indoeuropea, Urales, altaica, Kartvelian, drávidas, Chuckchee-Kamchatka y esquimal-aleutiana).

Anteriormente, los lingüistas se han basado exclusivamente en el estudio de los sonidos comunes entre palabras para identificar aquellos que son susceptibles de ser derivados de las palabras ancestrales comunes, como el pater latín y el padre inglés. Una dificultad con este enfoque es que dos palabras pueden tener sonidos similares simplemente por accidente.

Para combatir este problema, el equipo del profesor Pagel mostró que un subconjunto de palabras de uso frecuente en el habla cotidiana es más probable que se mantenga durante largos períodos de tiempo. El equipo utilizó este método para predecir palabras que puedan tener los sonidos comunes, dando mayor confianza en que cuando se descubren tales similitudes sonoras no se limitan a reflejar el azar.

El profesor Pagel, de la Escuela de Ciencias Biológicas en Reding, ha señalado que "la forma en que se utiliza un determinado conjunto de palabras en el habla cotidiana es algo común a todas las lenguas humanas".

"Descubrimos numerales, los pronombres y adverbios especiales que son reemplazados mucho más lentamente con vidas medias lingüísticas de 10.000 años o incluso más. Como regla general, palabras utilizadas más de una vez por mil en el habla cotidiana eran siete a diez veces más probables de mostrar ascendencia remota en la superfamilia de Eurasia", ha apuntado.

Investigaciones previas del profesor Pagel sobre la evolución del lenguaje humano ha construido una imagen de cómo han evolucionado nuestras 7.000 lenguas humanas vivas. El profesor Pagel y su equipo de investigación han documentado los patrones comunes en la forma en que utilizamos el lenguaje e investigado por qué algunas palabras tienen éxito y otras han quedado obsoletas con el tiempo. Esto se hace mediante el uso de estimaciones estadísticas de las tasas de sustitución léxica para una serie de artículos del vocabulario de las lenguas indoeuropeas.

"Las palabras ultraconservadas apuntan a una profunda ascendencia del idioma a través de Eurasia", se explica en el trabajo, que se ha publicado en la revista 'Proceedings'.