Los hosteleros de La Aldehuela cierran un verano de “altibajos”

Balance. La crisis vuelve a bajar los ingresos pero mientras unos hablan del “peor año” otros aseguran que han mantenido la clientela. Bajón. El mal tiempo de junio fue un varapalo para los chiringuitos
S. G. P.

El recinto de La aldehuela afronta el último mes abierto al público antes de cerrar un verano de “constantes altibajos”. El mal tiempo registrado en junio supuso un duro varapalo para los hosteleros, que vieron descender sus ingresos con respecto al pasado año. La crisis se ha vuelto a notar, pero mientras para algunos ha sido el “peor año”, otros aseguran que han logrado mantener la clientela.

Las terrazas abrieron sus puertas el Lunes de Aguas y el buen tiempo para ellos se traduce en clientes. De ahí los altibajos con un verano en el que se ha pasado de un junio, con temperaturas más propias del otoño, a un julio con dos semanas seguidas en alerta amarilla. Uno de los chiringuitos más antiguos de la zona, situado a la entrada del recinto es la terraza Pepa, que lleva más de treinta años en La Aldehuela y que ahora regenta María Victoria Juárez. En su caso, las ventas han caído en picado. “Esto hace tiempo que ya no es lo que era, las terrazas ya no se llenan y el tiempo no nos ha ayudado nada”, explica con resignación.

A un paso de su puesto se encuentra otra terraza para la que el verano no ha sido tan malo. “No puedes esperar tener la misma gente que antes de la crisis pero yo he mantenido la clientela y tampoco creo que la situación sea tan mala”, asegura su dueño, Antonio Sánchez, que prefiere ver el vaso medio lleno a lamentarse. “En lo que sí he notado la crisis es en que cada vez viene más gente pidiendo trabajo cuando antes tenías que ir a buscarla”, afirma. Como él opinan otras terrazas que llevan más de veinte años en La Aldehuela y que recuerdan que la zona se beneficia de ofrecer unos precios mucho más competitivos que en el centro y de contar con clientes de toda la vida.

Necesidades
A pesar de que la situación de los hosteleros de La Aldehuela ha mejorado mucho gracias a la iniciativa puesta en marcha desde el Consistorio, que permitió que todos los establecimientos contasen con desagüe para levantar los servicios, la necesidad de limpiar la zona y adecentar los aledaños del río siguiendo siendo una de las grandes prioridades de los chiringuitos para mejorar la imagen. Los hosteleros creen que debe acondicionarse el conjunto del recinto y mejorar el asfaltado ya que los caminos entre cada chiringuito están llenos de tierra y no tienen aceras. “Hay que tapar muchos baches y las entradas a las terrazas también se tienen que adecentar no es justo que sólo mejoren el asfalto cuando empiezas las ferias”, asegura Miguel Ángel, dueño de La Barbacoa. Por otro lado, los visitantes se quejan de la falta de aparcamiento para días como el domingo en que el rastro llena de vehículos el recinto.