Los hospitales de Burgos y León, entre los doce que implantan el monitor cardíaco más pequeño para pacientes

El Clínico implanta el monito cardiaco más pequeño disponible para pacientes

Doce hospitales de toda España han sido pioneros en insertar el monitor cardiaco más pequeño disponible para los pacientes -un 87% más pequeño que otros-, el cual permite al médico monitorizar el corazón de forma continua, automática y sin cables durante más de tres años.

Se trata del dispositivo 'Reveal LINQ ICM' de Medtronic, un dispositivo sin cables y de aproximadamente un tercio del tamaño de una pila normal, que proporciona monitorización a largo plazo, durante más de 3 años y con un 20 por ciento más de memoria que los holter predecesores, para ayudar a los facultativos a monitorizar el ritmo cardíaco y diagnosticar diferentes arritmias.

Además de estas ventajas, este sistema proporciona monitorización remota diaria a través del sistema 'CareLink', que permite a los especialistas recibir notificaciones cuando sus pacientes tengan un episodio cardiaco.

Está indicado para pacientes que hayan experimentado síntomas como mareos, palpitaciones, síncopes y dolor en el pecho que puedan sugerir una arritmia cardiaca y puede ser utilizado en pacientes con mayor riesgo de sufrir arritmias cardiacas, o para evidenciar el posible origen de ictus criptogénico (o de origen desconocido).

La mayoría de los pacientes apenas percibirán que lo portan pudiendo seguir con sus vidas sin la interrupción o incomodidad de un dispositivo.

Situado justo debajo de la piel a través de una incisión de menos de un centímetro en la zona izquierda del pecho es, a menudo, casi invisible a la vista una vez implantado. Se coloca utilizando una técnica mínimamente invasiva, que simplifica el procedimiento. También es compatible con resonancia magnética, por lo que el paciente puede someterse a una si fuera necesario.

Los centros hospitalarios que han participado son el Hospital Puerta de Hierro (Madrid), el Hospital Vall d'Hebron (Barcelona), el Hospital Clínico de Valencia (Valencia), el Hospital de La Paz (Madrid), el Hospital Costa del Sol (Marbella, Málaga), el Hospital Universitario Ramón y Cajal (Madrid), la Clínica Universidad de Navarra (Navarra), el Hospital Universitario de Burgos (Burgos), el Hospital Universitario Infanta Leonor (Madrid), el Hospital Virgen de la Salud de Toledo (Toledo), el Hospital Infanta Cristina de Badajoz (Badajoz) y el Hospital Universitario de León (León).

PRIMER IMPLANTE A UN PACIENTE PEDIÁTRICO

En el caso del Hospital Universitario Ramón y Cajal, se ha implantado por primera vez en un paciente pediátrico, de 6 años y 18,5 kilos que presentaba síncopes de causa incierta y de manera frecuente, desde los dos años. La intervención ha sido realizada por los servicios de Cirugía Cardiaca Infantil y Cardiología Pediátrica.


PROPORCIONA MEMORIA DE DATOS

"El monitor es tan discreto que la mayoría de los pacientes no sabrán que lo llevan y pueden seguir con sus vidas sin la interrupción o incomodidad de un dispositivo", ha señalado el profesor Helmut Pürerfellner, M.D., FESC, profesor de cardiología en el Hospital Elisabethinen Linz, en Linz (Austria), quien asegura que "aunque el dispositivo esté miniaturizado no compromete su habilidad para monitorizar el corazón del paciente durante varios años, incluso proporciona memoria de datos adicional para mejorar el diagnóstico".

"Este sistema es el resultado de muchos años de trabajo en el desarrollo del producto por parte de ingenieros centrados en reducir el tamaño de los dispositivos a la vez que mejoran su potencia y los beneficios para el paciente", ha añadido Pat Mackin, presidente de CRDM and vicepresidente de Medtronic.

"Esta es la tecnología más innovadora para pacientes que necesiten un monitor cardiaco y queremos proporcionarles la tecnología más avanzada y con una técnica lo menos invasiva posible", concluye.