Los ganaderos protestan porque no cuentan con el servicio de medicamentos independiente de las ADS

MĂĄs de la mitad de los productores han abandonado el colectivo y el saneamiento corre por su cuenta

La polĂŠmica que rodea a la AgrupaciĂłn de Defensa Sanitaria (ADS) de la comarca de Ledesma no ha desaparecido ya que mĂĄs de la mitad de los ganaderos que estaban asociados a la misma se ha dado de baja por las altas cuotas que impusieron en su momento debido a la reducciĂłn de ayudas de la Junta de Castilla y LeĂłn con motivo de la polĂ­tica de recortes actual.

AdemĂĄs, a esto hay que sumarle que los productores protestan de nuevo porque no pueden contar con el servicio de medicamentos que es independiente de la ADS y al que pueden acudir pese a no ser socios, pero que se niega a ofrecerles un servicio en los productos sanitarios.

“Estos organismos colaboran con las ADS pero no tienen nada que ver con las mismas y no hay que ser socio para que te presten un servicio, pero resulta que ahora sí que te lo exigen y por ello, los ganaderos nos tenemos que buscar la vida de otra manera a través de las cooperativas”, señala uno de los ganaderos que se ha dado de baja de la ADS.

En la actualidad, los ganaderos de la comarca de Ledesma tendrĂĄn que pagar por cada animal que supervise la AgrupaciĂłn de Defensa Sanitaria de esta zona de la provincia de Salamanca. La cuantĂ­a a pagar es de tres euros por cada Unidad de Ganado Mayor (UGM) con diferentes tasas para otras clasificaciones, algo que muchos ganaderos no estĂĄn dispuestos a hacer y por eso han abandonado este colectivo.

Esta decisiĂłn viene motivada por el temor de los ganaderos a la desapariciĂłn de estos colectivos con motivo de la crisis econĂłmica y los recortes de la AdministraciĂłn regional en todos los sectores.