Los ganaderos piden incrementar las ayudas por ataques de lobo

Lobos (Foto: E. P.)

Los pagos, que son de competencia autonómica, dependen de las consejerías de cada comunidad y, por tanto, presentan variaciones normativas que difieren en cada región. 

Las indemnizaciones por ataques de lobo a ganado sufren retrasos de hasta un año en las comunidades autónomas de Asturias y Castilla y León, según denuncian los ganaderos, que se quejan de que las cantidades no son suficientes y de que, además, deberían cubrir los daños ocasionados a las reses heridas o indirectamente muertas a causa del lobo.

 

Los pagos, que son de competencia autonómica, dependen de las consejerías de cada comunidad y, por tanto, presentan variaciones normativas que difieren en cada región. Así, para algunas comunidades hay límites temporales en la liquidación de cada indemnización mientras que en otras, ese límite no existe.

 

En Asturias, según ha informado la delegación asturiana de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), los retrasos de los pagos a los ganaderos llegan hasta un año. Para la secretaria general de COAG Asturias, Mercedes Cruzado, este hecho está provocando que los pastores "emigren" de la sierra y bajen a la costa, lo cual se une a la problemática de que los rebaños dejan de limpiar el monte.

 

Sin embargo, desde la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales de esta comunidad niegan retrasos. En este sentido, explican que todos los expedientes tramitados antes del pasado 15 de marzo se han abonado correctamente a los ganaderos. De hecho, afirman que a finales de junio se estaban pagando los expedientes de marzo.

 

No obstante, Cruzado comenta que las ayudas no son suficientes y que, en el caso de Asturias, solo cubren los daños ocasionados por el lobo cuando hay una muerte directa de la res, pero no cuando ésta se "despeña" huyendo del lobo o cuando presenta heridas. En este último caso, ha asegurado que dependen "de la buena voluntad" del guarda que verifica el ataque para que puedan cobrar el importe de las vacunas.

 

Por otra parte, en Castilla y León, los ganaderos aseguran que todavía hay pagos pendientes por la vía patrimonial anteriores al 1 de junio, cuando empezó el nuevo régimen de ayudas, y recuerdan que solo cubre el territorio al sur del Duero. El secretario general de la coalición UPA-COAG en Castilla y León, Aurelio González, asegura que incluso ha habido retrasos de hasta uno y dos años, aunque en el nuevo régimen, se están abonando en una media de 30 días desde que se notifica el ataque del lobo.