Los ganaderos no son “tontilis bobilis” y ganan en los Tribunales

La Alianza por la Unidad del Campo UP-COAG ya tiene sentencia firme sobre la reclamación a la Junta de Castilla y León, que tendrá que indemnizar a los ganaderos por los ataques de lobos producidos en la región, siendo una de las provincias más afectadas la de Ávila. La Administración tendrá que establecer ahora como deberán solicitarse los pagos para los ataques

UPA-COAG se muestra satisfecha por haber ganado, después de seis años de lucha, la última sentencia en los Tribunales que obliga a la administración ha hacerse cargo de la indemnización a los ganaderos que hayan sufrido ataques de lobos.

 

Una sentencia que según Aurelio, responsable regional de COAG “llega después de varios años, en las que la administración no ha acatado las sentencias de Tribunal Supremo ni del Superior de Justicia, lo que ha impedido que muchos ganaderos con derechos hayan sido compensados por esos daños”.

 

La sentencia anula el art 12 1b y 2 de la legislación 823/2010 de la Junta de Castilla y León, que habla sobre la gestión del lobo y los responsables de las perdidas. La sentencia es firme y no cabe recurso contra ella.

 

En esos artículos se les exigía a los ganaderos a contratar un seguro asequible, al que la Consejería condicionaba las ayudas y se les obligaba a tomar medidas preventivas. Pero era la administración la que decidía sí tenían o no derecho a la indemnización.

 

Con la sentencia se señala que “los ganaderos no son los responsables y la administración tiene que indemnizarles por vía patrimonial”. Por tanto, desde COAG se siente en parte satisfechos “porque no ha sido la administración sino la sensibilidad de los tribunales lo que han hecho ganar las demandas de los ganaderos”.

 

La sentencia es doblemente favorable porque indemniza a los que están al Sur del Duero pero no excluye a los que se encuentren al norte del Duero; y porque el Consejo Consultivo ya no emitirá más informes para dictaminar que ganaderos tienen o no derecho a la indemnización sino que se realizará por vía patrimonial.

 

Ahora lo que se está estudiando desde los servicios jurídicos de UPA-COAG es el procedimiento abreviado que se debe seguir para que los ganaderos denuncien los ataques de lobos. Según Julio López, hasta ahora “tenía que avisarse a la patrulla que realizaba un acto meramente informativo y como mucho papeleo, que tenía que pagar el ganadero de su bolsillo, para luego no cobrar. No se cuantificaba la pérdida económica y los ganaderos estaban desincentivados”.

 

Además, hay que tener en cuenta que las perdidas no sólo tienen que ver con el animal que mata el lobo, sino también con los que resultan heridos, “que a la larga todos acaban muriendo”. Habría que incluir el lucro cesante porque los animales dejan de dar leche, tienen abortos o incluso por el estrés les salen otras enfermedades.

 

Desde UPA-COAG no quieren que los ganaderos tarden cuatro o cinco años en cobrar las indemnizaciones, “ahora hay que trabajar para que todos los que han tenido ataques sean indemnizados”, algo complicado. Aunque la administración tendría que asumir su responsabilidad política que es de 8 millones de euros en Castilla y León en los últimos seis años, de los cuales 1,8 corresponden a la provincia de Ávila (sólo entre los afiliados a la Alianza, que seguro que la cifra es mayor).

 

Indemnizaciones, ¿quiénes las cobran y por qué?

 

Ahora hay que estudiar qué ganaderos cobrarán y cuáles no cobrarán las indemnizaciones, porque existen varios supuestos a tener en cuenta:

 

  • Los que no han denunciado: porque el trámite burocrático era largo y les suponía un coste. No tendrán derecho a la indemnización.

 

  • Los que han realizado el acta de la administración: que pueden cobrar o no dependiendo de lo establecido por el hasta ahora informe del Consejo Consultivo.

 

  • Los que han acudido a los tribunales: muchas de las sentencias les son favorables, obligando a la administración a indemnizarles. Pero les ha supuesto pérdida de tiempo y costes adicionales.

 

  • Los que han sufrido ataques en el último año: la sentencia les incluye directamente a la hora de cobrar las indemnizaciones, y los que no han denunciado todavía están a tiempo de hacerlo.

 

Reunión con la Junta de Castilla y León

 

El próximo 29 de abril representantes de UPA-COAG se reunirán con el Consejero de medio ambiente para saber cómo se articulará la respuesta a la sentencia desde la administración..

También han solicitado una reunión con el Delegado Territorial de la Junta en Ávila para saber cómo deberán realizarse los expedientes para que los ganaderos sean indemnizados, “porque  hay que empezar a cumplir la sentencia y pagar las indemnizaciones”.

 

Aunque López añade que “vamos a continuar reclamando que Ávila sea declarada “zona libre de lobos” y hay que saber lo que hacemos con los ganaderos porque son los que siguen manteniendo el medio rural”.

 

Si no se toman medidas inmediatamente están dispuestos a seguir realizando actos de protesta de cualquier medida “porque no nos mueve la calentura de una noche sino el trabajo de los últimos años”.