Los ganaderos de la provincia venden las madres para el posterior cierre de las explotaciones del sector ibérico

El valor de las cerdas para liquidar las granjas dista mucho del valor que está establecido en la Lonja Provincial

Cada día que pasa el sector del porcino ibérico se mete aún más en el atolladero ante la caída de los precios y del consumo que provocan que los ganaderos de la provincia se vean abocados a la venta de las madres para el posterior cierre de las explotaciones.

La escasez de rentabilidad y la ruina que se ha instalado en el sector hace que la mayoría de los profesionales cierre sus explotaciones mientras los más ‘valientes’ adquieren las madres que resultan de esos cierre a un precio muy por debajo de lo que marca la Lonja Provincial para intentar subsistir y aguantar hasta el final de una crisis que dura ya muchos años.

Las perspectivas de futuro son además, poco optimistas, porque pese a que se prevé una escasez de animales en el futuro, los industriales no pueden sacar su producto al mercado al precio idóneo, y por ello no pueden adquirir más cabezas hasta que el ‘stock’ no tenga cabida en un mercado caído del todo.

Y es que la industria transformadora está vendiendo los jamones y las paletas incluso por debajo de la mitad del precio normal, pudiendo adquirir paletas por cuatro euros el kilo y jamones por seis, cifras que delatan la crisis del sector ibérico.

Los cerdos de bellota ya se han terminado en el mes de febrero y en la Lonja Provincial de Salamanca se barajó la opción de dejarla sin cotizar porque si no su valor se devaluará aún más y con el pienso ocurre más de lo mismo porque su precio no para de caer en un mercado ya de mínimos. No se cubren costes y las explotaciones ya no aguantan más por lo que los ganaderos han optado por cerrar la puerta para siempre.