Los ganaderos de la provincia exigen medidas a la Junta para terminar con los ataques de buitres

Profesionales de la comarca de Ledesma han sufrido los daños de estos animales, que son especie protegida, igual que el lobo

Si no es el lobo es el buitre pero los ganaderos continúan sufriendo ataques en sus explotaciones, hecho que supone la pérdida de animales como consecuencia de los mismos. Así lo denuncian profesionales de la comarca de Ledesma, que destaca la “excesiva presencia de buitres en las explotaciones”, especialmente cuando barruntan que hay animales muertos o que ellos mismos se encargan de matarlos.

De hecho, en las últimas semanas, los buitres han provocado la muerte a cabezas de ganado de ovino y vacuno en diversas explotaciones ganaderas de esta comarca como Rollán, Golpejas o Villasdardo y los afectados exigen responsabilidades a la Administración regional con el fin de que ponga soluciones ya que se trata de una especie protegida, igual que ocurre con el lobo.

“Lo ideal sería que se establecieran ‘buitreras’ como antes o que la Junta alimente como quiera a estos animales pero que no entren en la explotación y ataquen a los animales”, señala un ganadero afectado. Pero no todo queda ahí, porque los buitres ‘huelen’ a las cabezas de ganado muertas a distancia y viene en ‘manada’, dificultando en ocasiones la labor de los profesionales en su propia explotación, por temor a sufrir algún tipo de ataque.

De este modo, tanto el lobo como los buitres se han convertido en los principales ‘enemigos’ de los ganaderos, que solo quieren convivir con estas especies protegidas sin que les cueste dinero. “No tenemos problema en que haya lobos ni buitres ni en que sean especies protegidas, podemos convivir con ellos siempre y cuando no nos hagan daño y provoquen pérdidas económicas, no solo con la muerte de animales sino también con la opción de tener que contratar un seguro”, denuncia un ganadero de la comarca de Ledesma.