Los futbolistas y sus parejas en el centro de la polémica por sus infracciones al volante

Los futbolistas y sus parejas en el centro de la polémica por sus infracciones al volante

Un repaso a los casos más sonados

Hace tan solo unos días que Shakira y Piqué eran acusados de ser unos padres irresponsables por no llevar a su hijo Milan en la silla reglamentaria. Pero este no es el único caso en el que nuestros famosos han infringido las leyes de circulación.

 

   El portero del Real Madrid, Iker Casillas también fue tachado de "irresponsable" por conducir con el brazo escayolado. Situación que fue captada por un medio de comunicación.

 

   Esto provocó que una autoescuela exigiera la sanción para el guardameta blanco. Sin embargo, la decisión de la Dirección General de Tráfico fue no iniciar un procedimiento sancionador contra Iker por no poder basarse en una fotografía publicada a través de un medio de comunicación.

 

   Siguiendo con la plantilla del Real Madrid nos encontramos con otro caso que causó gran repercusión hace unos meses. El protagonista fue el delantero portugués Cristiano Ronaldo, al que los paparazzis sorprendieron conduciendo por Madrid con su hijo pequeño sentado sobre sus rodillas.

 

   Las fotografías fueron publicadas en el periódico inglés Daily Mail, y en ellas se podía apreciar al futbolista conduciendo su Lamborghini Aventador, valorado en 350.000 euros, con su hijo de dos años sentado en sus rodillas, algo totalmente prohibido por la ley.

 

SARA CARBONERO Y SHAKIRA TAMPOCO SE LIBRAN

   Pero estas estrellas futbolísticas no son las únicas que han sido acusadas de infringir las normas de circulación. Sus parejas tampoco se han librado.

 

   Hace poco más de una semana les adelantábamos que la novia de Iker Casillas, la periodista Sara Carbonero, fue sancionada por la Policía por conducir mientras manipulaba un papel.

 

   Y sonado fue el caso de la multa a Shakira por rodar un videoclip en Barcelona saltándose a la torera todo tipo de permisos y normas.

 

   La colombiana se trasladó hasta la Ciudad Condal en agosto de 2010 para grabar el vídeo de su nuevo sencillo, Loca. Pero lo que en un primer momento parecía ser el motivo perfecto para promocionar la ciudad catalana, se quedó en una fuerte polémica por asaltar una fuente pública sin permiso previo y subirse a lomos de una Harley-Davison para recorrer el paseo Joan de Borbó sin casco.

 

   Tras la fuerte controversia que generó la grabación de su videoclip, la cantante se vio obligada a pagar una multa de 400 euros. "Pagaré la multa de 400 euros, a ver si no molestan más", declaró a El Periódico.

 

   Sin embargo, esta polémica contrasta fuertemente con otra situación: la grabación de las exitosas A tres metros sobre el cielo y Tengo ganas de ti, películas dirigidas por Fernando González Molina y en las que no faltan escenas en donde se puede apreciar a sus actores protagonistas conduciendo motos de gran cilindrada sin ningún tipo de protección.