Los funcionarios de ACAIP en Topas aseguran que tienen entre manos "una bomba de relojería"

Imagen de la manifestación de los funcionarios de ACAIP en los accesos de Topas (Foto: I. C.)

Han denunciado en la concentración llevada a cabo a las puertas del recinto penitenciario el déficit de unos 50 funcionarios y han vuelto a pedir la dimisión del director.

Medio centenar de funcionarios de ACAIP se han concentrado a las puertas del centro penitenciario de Topas en la mañana del miércoles 10 para denunciar las "medidas restrictivas impuestas por el director -José Luis Castejón- desde que llegó a Topas, más propias de los años 70 y 80", como aseguraba a este diario Valentín Ortiz, delegado de ACAIP en el centro de Topas. 

 

"Sobrecargar de trabajo y otras medidas impopulares" han sido las críticas más importantes de una plantilla de funcionarios que tiene "una de las medias de edad más altas de España y con un déficit de plantilla de casi 50 trabajadores sobre todo en el área de vigilancia", dice Ortiz.

 

"No podemos detallar las medidas de la que nos quejamos por motivos de seguridad, pero afectan al régimen interior tanto para la vida regimental de los internos como para el trabajo que realizan los funcionarios con los internos. Debido a estas medidas adoptadas se han producido agresiones a funcionarios y el nivel de conflictividad en el centro ha aumentado", denuncian desde ACAIP.

 

"El cacheo indiscriminado al que nos sometieron el otro día solo ha sido la gota que ha colmado el vaso", recuerda Valentín Ortiz.

 

acaip topas

 

"El resto de sindicatos de ACAIP en España nos ha dado su apoyo y piden igualmente la dimisión del director del centro. Si no cesa en su actitud adoptaremos otras medidas", avisan desde el sindicato de prisiones.

 

En cuanto a la postura de los otros sindicatos representados en la prisión, Valentín Ortiz ha aseguradi que "les hemos invitado a que se unieran a nosotros, pero nuestra invitación ha sido declinada y ellos sabrán por qué".

 

"La masificación de la prisión es un mal endémico de la mayoría de las prisiones del territorio español. Tiene que ver con nuestras reivindicaciones porque si tú tienes una sobreocupación, eso se traduce en que hay más incidentes regimentales y puede haber riesgo de agresiones a funcionarios y problemas graves y serios entre los propios internos. Si a eso le unes una escasez de plantilla, evidentemente tienes una bomba de relojería entre manos", subraya Ortiz.

 

"Solo pedimos que se cumpla la RTP, ni más ni menos: ahora mismo hay un déficit de entre 50 y 60 personas en la relación de puestos de trabajo, casi todas del área de vigilancia. Cuando un trabajador pasa a una segunda actividad por una cuestión de edad, salen del área de vigilanca y esas plazas no se están reponiendo. Somos  de las plantillas con una media de edad más alta de España, por lo que esta situación es insostenible".