Los fumadores salmantinos acatan desde el primer día la Ley Antitabaco

España es desde ayer, por ley, un espacio libre de humo. La Ley Antitabaco echó andar tras quince años de debate y en Salamanca se estrenó con un “respeto absoluto” por parte de los fumadores, según los hosteleros a los que sondeó ayer este periódico.
S. G. P.

Se acabó llegar a casa oliendo a humo, el cigarrillo entre plato y plato en una comida con familia o amigos o el de acompañamiento con una copa de fiesta. La nueva Ley Antitabaco prohibe fumar en todos los establecimientos de hostelería. Bares, restaurantes y cualquier otra clase de local de ocio estarán libres de humo. De momento, la norma se ha cumplido a rajatabla en Salamanca y los hosteleros valoran la actitud de los fumadores.
“No hemos tenido que llamar la atención a nadie y la gente ha salido fuera a fumarse el cigarro sin ningún tipo de problema”, explica el dueño de un céntrico bar de la capital. Eso sí, reconoce que el día no está especialmente frío y “seguro que les costará más cuando bajen las temperaturas”, apunta. La hostelería cree que es pronto para valorar si la normativa supondrá pérdidas para el sector y creen que habrá que esperar al menos un mes para saber si la Ley hace tanto daño como prevé la Asociación de Empresarios de Hostelería que cifraba en al menos un 10 por ciento las pérdidas a causa de la normativa. La frase que se repite en la mayor parte de bares y restaurantes de la ciudad es que acostumbrarse a la ley “será cuestión de tiempo”, aunque creen que el bombardeo de información sobre la norma ha servido para que los fumadores se hayan concienciado antes de tiempo.

Las multas, que oscilarán entre 30 y 600.000 euros, en el caso de una infracción muy grave, con las que se castigará no sólo al fumador sino también a los empresarios que conserven en sus instalaciones espacios reservados para este hábito servirán para disuadir a los que se atrevan a incumplir la norma. Desde la Junta de Castilla y León ya han advertido de que harán cumplir la ley no sólo en los bares y restaurantes sino también en los exteriores de los colegios, los parques infantiles, los centros de salud y los hospitales.

Quejas del sector
Si algo ha molestado a los hosteleros salmantinos de la nueva ley es la desinformación para aplicarla. Desde el primer momento el presidente de la Asociación de Hostelería de Salamanca, David Prieto, aseguró que respetaba el fondo de la norma pero “bajo ningún concepto las formas en que se ha elaborado” por no tener en cuenta ni a los Ayuntamientos ni a la Junta para su puesta en marcha. Así, creen que se trata de una ley incompleta que no regula la solución de las zonas de fumadores en las calles.

Por otro lado, los hosteleros de la provincia recuerdan que en 2005 el Gobierno ya aprobó una primera normativa contra el tabaco por la que se vieron obligados a habilitar espacios para fumadores lo que supuso un importante desembolso que “ya no sirve de nada” y que además no tendrá compensación tal y como solicitaron en su momento los empresarios del sector.