Los fisioterapeutas alertan del aumento de dolencias en alumnos

Los hábitos adoptados por los escolares con una vida sedentaria, conectados a los ordenadores durante demasiadas horas y el sobrepeso que cargan cada mañana a su espalda con la mochila repleta de libros de texto son dos factores que han contribuido a que cada vez sean más los escolares que padecen alguna dolencia relacionada con la columna vertebral, ya sea dorsalgias, lumbalgias o cervicalgias.
Esmeralda Gómez

Así, al menos lo testifican los fisioterapeutas que reconocen que “cada vez hay más niños que llegan a las consultas con este tipo de problemas”, señala la coordinadora de Educación Especial del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Castilla y León María Ángeles Díez Ovejero.

Con la vuelta a las aulas, los menores pasan gran parte de la jornada sentados –entre el 60 y el 80% de las horas lectivas– y si a esto se añade la incorrecta postura que adoptan durante este tiempo el resultado son los problemas de la columna vertebral, que comienzan en la etapa escolar y se prolongan durante la edad adulta. Así, según la especialista, los malos hábitos posturales adquiridos durante el periodo educativo pueden desembocar en dolor de la columna, las lumbalgias, cervicalgias y, en algunos casos, hasta en alguna patología vascular.

Por ello, los fisioterapeutas aconsejan que en el momento que algún padre compruebe que el escolar mantiene de manera habitual una actitud postural incorrecta acuda al especialista para descartar posibles irregularidades en la columna, que tratadas a tiempo se pueden corregir pero, a medida que pasan los años, las posibilidades de curación se desvanecen.

Además de que la mayoría de los menores desconocen la manera adecuada de mantenerse sentados durante las horas de clase, a este problema se añade la utilización en las aulas de un mobiliario inadecuado. “Las aulas no están bien acondicionadas para que los menores pasen tantas horas en ellas” señala María Ángeles Díez, ya que, según su opinión, “el material mobiliario de las aulas es todo igual, y no se puede adaptar a las necesidades de cada niño, que sería lo lógico. El pupitre debería ser ajustable para cada niño en función de su altura”, detalla.

Prueba del desconocimiento que existe entre los escolares, y también entre los adultos, acerca de los correctos hábitos posturales, es que ya a los 15 años, el 50% de los niños y el 70% de las niñas son víctimas de lumbalgias, según revela un estudio reciente elaborado por la Organización Médica Colegial. La edad de comienzo de estas patologías, según la coordinadora de Educación Especial, es a los 8 ó 9 años, en tercero y cuarto de Primaria, que es cuando “los niños comienzan a cargar más peso en sus mochilas”.

Conscientes del desconocimiento existente respecto a la correcta postura que hay que mantener en las aulas, en Castilla y León, los fisioterapeutas trabajan en algunos colegios públicos. Así, dentro del ámbito de la escuela y de acuerdo con el Proyecto Educativo del Centro, los fisioterapeutas se encargan de que “los alumnos consigan el máximo desarrollo y conocimiento de sus posibilidades motrices, así como que consigan unos buenos hábitos posturales y de higiene, la habilitación de los patrones y destrezas, motrices básicas y la utilización del cuerpo y del movimiento como recurso expresivo para su comunicación con el entorno” detalla María Ángeles Díez. No obstante, la coordinadora de Educación Especial del Colegio de Fisioterapeutas asegura que en una sociedad donde los menores están demasiadas horas frente al ordenador o la vídeo consola, lo que contribuye a la aparición de este tipo de patologías, “es desde pequeños cuando hay que enseñarles cómo sentarse correctamente”.