Los españoles se despiden de Suárez

Cientos de personas guardan una larga cola en los alrededores del Congreso para visitar la capilla ardiente con los restos mortales del expresidente del Gobierno Adolfo Suárez, que ha quedado abierta a mediodía.

Los primeros ciudadanos que han entrado en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo llevaban haciendo cola desde las cinco y media de la madrugada. Público de todas las edades ha reurido acercarse al Congreso a rendir tributo al primer presidente de la Transición y muchos de los más mayores se santiguan ante el féretro del expresidente, que está cubierto con la bandera de España.

 

Una de las mujeres que se ha acercado al Congreso para dar su adiós a Suárez lo ha hecho portando una bandera del Centro Democrático y Social (CDS), el segundo partido fundado por el Suárez, con un crespón negro. Entre los primeros ciudadanos se ha visto también a dos monjas y un cura.

 

Los asistentes a la capilla ardiente acceden al Palacio de la Carrera de San Jerónimo por la Puerta de Leones, y apenas tienen tiempo de pararse un segundo ante el féretro. La cola transcurre por varias de las calles que hay detrás del Congreso y en ella se congregan ya cientos de personas.

 

La familia y varios diputados permanecen los asientos que rodean el féretro en el Salón de Pasos Perdidos y está custodiado por un retén de honores de las Fuerzas Armadas. Detrás, un gran crucifijo y la Bandera de España. A un lado, las coronas de parte de los Reyes y de los Príncipes de Asturias. Al otro, la enviada por el presidente Mariano Rajoy y su esposa Elvira Fernández, y la del presidente del Congreso de los Diputados, Jesús Posada.

 

Precisamente, Posada ha comentado, mientras saludaba a muchas de las personas que guardan cola para entrar en la capilla ardiente del expresidente del Gobierno Adolfo Suárez que la gran afluencia de gente para despedir al político centrista pone de manifiesto el respaldo de la sociedad a un modo de hacer política que "busca el consenso y los acuerdos" y que no es nada "cainíta".

 

En declaraciones a los medios de comunicación en la carrera de San Jerónimo, Posada ha señalado que la presencia de cientos de ciudadanos que desde primera hora de esta mañana han aguardado para rendir homenaje al expresidente demuestra que la personalidad de Suárez "ha calado profundamente en todo el pueblo español, entre los que le conocieron y entre los que no pero que escucharon a sus padres hablar de él o lo estudiaron en la escuela".

 

"Representa un tipo de hacer política que a muchos en España les gusta; con confrontación cuando tenga que haberla pero buscando lo mejor para el país, el consenso y los acuerdos, no cainíta porque el adversario no es un enemigo, es uno que opina distinto pero que es demócrata", ha ensalzado el presidente de la Cámara baja, donde desde primera hora de la mañana se encuentran los restos mortales del primer presidente de la democracia.

 

Posada ha dicho que entre las personas que quieren dar su último adiós a Suárez predomina la gente mayor porque "son los que le han conocido y los que saben qué ha significado" pero que también --ha advertido-- hay gente joven.

 

Además, ha admitido que esperaba esa multitudinaria afluencia de público. "Hubiera sido para mí una sorpresa muy negativa si hubiera visto que no había gente para hacerle un homenaje a Adolfo Suárez", ha añadido.

 

Por último, Posada ha recordado que se prevé que la capilla ardiente esté abierta toda la noche aunque será la decisión dependerá de la familia y del número de personas que se encuentren esperando para entrar. "Por parte del Congreso, ni el más mínimo inconveniente para que esté abierto toda la noche", ha concluido.

Noticias relacionadas