Los españoles no esperan una recuperación inmediata

 
Ahorro para hacer frente a la crisis y recorte del gasto doméstico por lo que pueda pasar. Ésta es la receta que siguen los españoles en épocas de vacas flacas. El final de las vacaciones de Semana Santa nos ha sorprendido con datos económicos de diferente color, que no son suficientemente convincentes como para pensar que algo se está moviendo para invertir la tendencia de los últimos meses. Resulta significativo que los ciudadanos consigan ahorrar cada mes, no sin mucho esfuerzo y privaciones pero, a cambio, quien se resiente de forma importante es el consumo, vital por otro lado para que la economía se mueva y crezca. El ahorro alcanzó el pasado año casi un 19% de la renta, el máximo anual desde que se inició la serie en el año 2000, por contra, los hogares redujeron el gasto en consumo más de un 5,5%. Todo un síntoma de que no se confía en una recuperación inmediata y se pone freno al gasto. Frente a estas cifras, un dato que resulta sorprendente, a tenor de cómo han ido evolucionando las ventas de turismos en los últimos meses, el crecimiento espectacular de las matriculaciones del pasado mes de marzo, con un 75%más en Salamanca. Unos datos optimistas que, sin embargo, el sector del automóvil no cree que se deban a una recuperación real del mercado y sí al temor de que puedan desaparecer las ayudas estatales a la compra de vehículos y, algo ya definitivo, la subida de dos puntos del IVA a partir de julio que se establecerá en el 18%. Ahora habrá que confiar en que esta evolución tan positiva no sea ficticia y recupere ventas y empleos.