Los equipos de la categoría de bronce no se verán obligados a completar sus plantillas con jugadores sub-23

Fotos: Chema Díez

Se abre así la posibilidad de que los clubes no ‘rellenen’ con jugadores a los que se les puede cortar su progresión y ahorrarse, de paso costes, con equipos más reducidos.

La crisis agudiza el ingenio, o eso es lo que dicen… y los equipos de fútbol, no van a ser menos en una categoría como Segunda B. Así, para la próxima temporada, los clubes tan solo podrán inscribir a 16 jugadores mayores de 23 años, dejando el resto de fichas, seis para los sub-23, pero sin la obligatoriedad de completarla.

 

¿Qué significa esto? Pues que los clubes deben tener 16 fichas de jugadores de más de 23 años pero ahora pueden formar equipos más ‘cortos’ y poder ahorrarse fichas de jugadores sub-23 que en otras campañas no contaban en el aspecto deportivo y que formaban parte de las plantillas para cumplir con la normativa.


Ahora, y con este cambio, tanto los clubes como los jugadores pueden salir beneficiados; los primeros, porque pueden ahorrarse fichas si lo ven oportuno y reducir costes, y los segundos, no verán así cortada su progresión en equipos en los que están de ‘relleno’ y poder así desarrollar su carrera en otros clubes.

 

No obstante, y pese a esta modificación en la normativa, parece arriesgado y descabellado pensar que equipos se queden con plantillas de 16 o 18 jugadores y no lleguen a las 22 fichas, pero seguro que la mayoría de los clubes de Segunda B intentará aprovechar al máximo sus recursos en tiempos complicados.