Los empresarios sobre la gestión de Mañueco e Iglesias: "Cuatro años perdidos para la economía, la empresa y el empleo"

El presidente de la patronal Confaes y de la Cámara de Comercio, Juan Antonio Martín Mesonero. Foto: Alba Villar

Confaes y Cámara critican que se presuma de tener superávit "cuando deben dinero a nuestras empresas" y 185 días de cada año se dedican a pagar impuestos. Las organizaciones acusan a las instituciones de vivir de espaldas a las empresas y denuncian que "Salamanca no se puede permitir perder otros cuatro años".

El balance que las dos principales organizaciones empresariales hacen de la legislatura es, en palabras del presidente de Confaes y Cámara, Juan Antonio Martín Mesonero, "muy negativo". Un calificativo en el que caben buena parte de las políticas y de las decisiones tomadas por las dos grandes instituciones de la provincia, el Ayuntamiento de Salamanca y la Diputación, pero también en muchos de los ayuntamientos. Una conclusión a la que han llegado analizando aquello a lo que se comprometieron los partidos y lo que se ha cumplido.

 

El análisis realizado este lunes por las dos organizaciones más representativas se basa en el documento que, hace cuatro años, firmaron todas las fuerzas que concurrían a las elecciones municipales, también el PP, y que incluía compromisos de los que poco ha quedado a tenor de lo expuesto por Martín Mesonero. Por este motivo ha descrito la legislatura como "cuatro años perdidos desde nuestro punto de vista para la economía, la empresa y el empleo".

 

El presidente de Confaes y Cámara, acompañado por los dos secretarios generales de ambas organizaciones, ha lamentado tener que escuchar "que una buena gestión es tener superávit de muchos millones de euros cuando se debe dinero a nuestras empresas", en relación a la demora en pagar que, especialmente la Diputación y ayuntamientos de la provincia, mantienen con sus proveedores; y que también lo es una política impositiva por la que "dedicamos más de 185 días de nuestra actividad al año a pagar impuestos".

 

Para Martín Mesonero, y concretando instituciones, el Ayuntamiento de Salamanca "se ha dedicado a mantener lo que había y ha estado más preocupado con sus problemas internos y con su imagen" que con la ciudad y ha utilizado "mal" su mayoría absoluta al usarla "como ariete contra quienes les molestan". "En materia de contratación prima el ocultismo", se ha llevado a cabo "una política errática de subvenciones a las pymes al estar de espaldas a los representantes empresariales", al decicir el consistorio abrir un abismo entre sus mandatarios y las organizaciones que ha derivado "en un distanciamiento con las empresas y con los ciudadanos". También ha criticado que se intentara usar el pacto por el empleo "para intentar meter de tapadillo el polígono de Las Malotas" que se iba a pagar con dinero público cuando es de iniciativa privada y buena parte del suelo industrial de Salamanca está vacío.

 

Martín Mesonero ha llamado a recuperar el diálogo, "que es vital", y acabar con esta ruptura, que ha llevado a Ayuntamiento y Diputación a retirar el apoyo a los viveros o a salirse de la ventanilla única que apoyan Gobierno central y Junta para perjudicarla con una ventanilla municipal de creación de empresas. Y también a cumplir con lo comprometido. "Salamanca no se puede permitir que nos engañen y menos perder cuatro años más. Por eso pediremos compromisos escritos a los partidos que se presentan", ha anunciado.