Los empresarios de Salamanca agrupan el 13% de los contratos de apoyo a emprendedores de la región

Los empresarios salmantinos crearon entre 2012 y 2013 un total de  932 contratos de este tipo, que cuentan con bonificaciones y requisitos.

Fomentar la contratación con el fin de tratar de disminuir el lastre del paro es uno de los objetivos principales del Gobierno en la actualidad; pero, ¿lo consigue? Una de las medidas que el ejecutivo ha llevado a cabo se centra en los contratos indefinidos de apoyo a nuevos emprendedores, que se puso en funcionamiento en el año 2012, con el objetivo de fomentar la contratación y la creación de empresas.

 

De hecho, y según los datos del Servicio Público de Empleo Estatal, los empresarios de Salamanca han creado un total de 932 contratos de est tipo entre los años 2012 y 2013, colocándose en el cuarto lugar de la comunidad con un 13% de los contratos (en Castilla y León se crearon 3.815 menos) y en la 'mitad de la tabla' del conjunto de España.

 

Así, y según los datos de 2012, que hacen referencia al periodo febrero - diciembre, los emprendedores salmantinos crearon 498 contratos de esta categoría por delante de Soria (251), Segovia (266), Ávila (342), Palencia (276) y Zamora (157). Algo parecido ocurre en el año 2013, cuando en Salamanca se constituyeron 434 contratos, un 12,5% del total de la comunidad y por delante de las mismas provincias del año anterior.

 

En total, en España se crearon 77.260 contratos de este tipo en 2012, cifra similar al ejercicio 2013.

 

¿EN QUÉ CONSISTEN ESTOS CONTRATOS?

 

El contrato indefinido a emprendedores se refiere al contrato de trabajo por tiempo indefinido de apoyo a los emprendedores (art. 4 de la Ley 3/2012), que fomenta la contratación estable por parte de los emprendedores y pequñas y medianas empresas (pymes), que suponen más del 95% del tejido productivo. Para ello, la norma establece una serie de bonificaciones y deducciones fiscales.

 

(Fuente: SEPE)

 

No en vano, esta medida cuenta con varios requisitos básicos:

 

- Se podrá realizar hasta que la tasa de desempleo se sitúe por debajo del 15%.

 

- Para empresas que tengan menos de 50 trabajadores en el momento de la contratación.

 

- Por tiempo indefinido.

 

- Jornada completa y parcial.

 

- Período de prueba un año. Este período de prueba no puede establecerse cuando el trabajador haya ya desempeñado las mismas funciones con anterioridad en la empresa bajo cualquier modalidad de contratación.

 

INCENTIVOS

 

Fiscales

 

Primer trabajador contratado por la empresa menor de 30 años, la empresa tendrá derecho a una  deducción de 3.000 euros de la cuota íntegra del período impositivo correspondiente a la finalización del período de prueba de un año exigido en el contrato.

 

En caso de contratar a un desempleado perceptor de prestación contributiva, se tendrá derecho a una deducción de la cuota íntegra del período impositivo correspondiente a la finalización del período de prueba de un año exigido en el contrato del 50% del menor de los siguientes importes:

 

- El importe de la prestación por desempleo que el trabajador tuviera pendiente de percibir en el momento de la contratación.

 

- El importe correspondiente a doce mensualidades de la prestación por desempleo que tuviera reconocida. 

 

- El trabajador deberá haber percibido la prestación, al menos 3 meses.

 

- El trabajador proporcionará a la empresa un certificado del Servicio Público de Empleo Estatal sobre el importe de prestación pendiente de percibir en la fecha prevista de inicio de la relación laboral.

 

- El trabajador contratado a jornada completa podrá compatibilizar voluntariamente, junto con el salario, el 25% de la cuantía de la prestación que tuviera pendiente de percibir en el momento de la contratación.

 

- Esta deducción se aplicará respecto de aquellos contratos realizados en el período impositivo hasta alcanzar una plantilla de 50 trabajadores y siempre que en los doce meses siguientes al inicio de la relación laboral se produzca, respecto a cada trabajador, un incremento de la plantilla media total de la entidad en, al menos, una unidad respecto a los doce meses anteriores.