Los empleados de Tráfico, de cara al público con abrigos y mascarillas, denuncia CSI-F

Según el sindicato, las obras en el edificio han creado unas condiciones de trabajo "insoportables", con ruido, polvo y frío, que se llevan prolongando por tres semanas.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) denuncia las “insoportables” condiciones en las que los empleados de la Jefatura Provincial de Tráfico de Salamanca llevan trabajando desde hace unos días, con motivo de la realización de unas obras de mejora de las dependencias.

 

Por ello, la central reclama que las obras se realicen "en horarios en los que no hay actividad en la Jefatura, para no molestar ni a los empleados ni a los usuarios, como pueden ser las tardes o los fines de semana".

 

El pasado martes 25, lamenta una representante de CSI-F de la Junta de Personal, María del Rosario Bernabé García, los obreros se pusieron a cortar baldosas en la oficina, lo que produjo unos niveles de ruido y una polvareda que “resultaba imposible trabajar y atender a los usuarios como se merecen”.

 

“A partir de las 10 horas, con la oficina abierta al público, se levantó una gran polvareda y no se podía respirar. Por esa razón, algunos compañeros se han tenido que retirar a la sala de funcionarios. Además, al abrir las ventanas y la puerta de emergencia, hemos tenido que trabajar con el abrigo puesto debido a la corriente de aire creada. Otros compañeros trabajaban con las mascarillas puestas. Los que no la tenían o no se han retirado a la sala de funcionarios, han seguido trabajando con los ojos enrojecidos y sequedad en la boca”, explica Bernabé.

 

La duración prevista de las obras era de dos semanas, pero “ya llevamos tres y vamos para cuatro semanas, y no parece que vayan a finalizar en los próximos días". Así, CSI-F exige a los responsables que tomen medidas para que la situación no se repita, mientras duren las obras.