Los embalses del Tormes y el Águeda sueltan agua por los aliviaderos

La CHD señala que la crecida de los ríos "está en retroceso" pero advierte de los peligros del deshielo.

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), José Valín, ha asegurado que la crecida de los cauces de los ríos "está en retroceso", si bien ha advertido del peligro de los deshielos para la jornada de este viernes y mañana sábado.

  

Valín ha explicado en Soria, donde ha presentado las próximas obras en las márgenes del Duero, que hace unos días 22 ríos de la cuenca estaban en alarma y dos en alerta, y a día de hoy hay señalados ocho en alerta.

  

En el caso de la provincia de Soria se trata del Duero a su paso por San Esteban de Gormaz-Navapalos.

  

"El problema está ahora en los deshielos porque ha subido la temperatura y hay que estar muy alertar para soportar posibles avenidas", ha matizado el presidente de la CHD.

  

En este sentido, Valín ha señalado que "los deshielos son problemáticos en las cabeceras de los ríos, aguas arriba de los embalses".

  

En cuanto a los pantanos, José Valín ha apuntado que se llevan a cabo "desembalses moderados en las presas" y en el caso de La Cuerda del Pozo en Soria se ha estado soltando entre 20 y 30 metros cúbicos por segundo para dejar un 20 por ciento de resguardo.

  

Además, el representante de la CHD ha puntualizado que en tres embalses de la cuenca del Duero también se suelta agua por los aliviaderos, en concreto el Tormes (Salamanca), Águeda (Salamanca) y Pontón Alto (Segovia).

  

José Valín también ha significado que en este caso los ríos que menos crecen son los de la margen izquierda del Duero, al contrario de lo que ocurrió en Semana Santa con las abundantes precipitaciones de entonces.

 

NECESIDAD DE REGULACIÓN

  

El presidente de la CHD ha reconocido que el "Duero necesita regulaciones complementarias" en determinados tramos, como en los cauces del Carrión, Órbido y Cega, "necesarias para evitar problemas importantes".

  

Respecto a las críticas de las organizaciones profesionales agrarias sobre la limpieza de los cauces de los ríos, José Valín ha incidido en que en 2013 se invirtieron 10 millones de euros en estos trabajos (1,5 millones en la provincia de Soria) y ha hecho hincapié en la necesidad de seguir "un criterio técnico y de equilibrio", ya que "en un río pelado el agua circula con más velocidad y las inundaciones son más graves".

  

Por ello, el presidente de la CHD ha apelado a la actuación en los cauces "de forma equilibrada, ni muy pelados ni muy sucios que puedan producirse obstrucciones".

  

Para este ejercicio de 2014 están previstos contratos plurianuales de mantenimiento de los 15.000 kilómetros de cauces en el río Duero.