Los efectos reales de una mala experiencia en Facebook

Facebook detail

Un estudio ha concluido que las malas experiencias en Facebook incrementan los riesgos de sufrir depresión en la vida real, es decir, tienen efectos reales sobre las personas.

El estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Brown (Estados Unidos) se ha centrado en las experiencias negativas en Facebook, es decir, sucesos de acoso, malentendidos, encuentros no deseados o incluso comportamientos mezquinos, y los posibles efectos que puedan tener en el usuario en la vida no digital.

 

"Es un foro diferente que tiene consecuencias emocionales reales", ha declarado la responsable del estudio, Samantha Rosenthal. En total, participaron 264, de los cuales el 82% aseguró haber sufrido al menos una experiencia negativa en la red social, el 55% en el anterior año a su participación en la investigación. El 63%, además, ha contado haber tenido cuatro o más experiencias negativas durante su juventud.

 

El estudio ha descubierto que aquellas personas que experimentan algún tipo de hecho negativo tienen 3,2 veces más de posibilidades de padecer síntomas de depresión respecto a aquellas que no han tenido estas experiencias. Aunque el tipo concreto de experiencia hace, a su vez, que el riesgo de tener depresión sea mayor o menor, siendo mayor en el caso del acoso o de los comportamientos mezquinos (3,5 veces) que en los encuentros no deseados (2,5 veces).

 

Lo interesante de este estudio radica en dos puntos: el primero es que el estudio se centra en la frecuencia, la prevalencia, la severidad y el tipo de experiencias negativas que se tienen en la red social. El segundo, que los participantes, jóvenes adultos en 2013/2014, ya fueron entrevistados en 2002, antes de la llegada de Facebook.

 

El fin de este estudio no era sólo descubrir los efectos reales que tienen las experiencias negativas en Facebook sobre las personas, sino también una llamada de atención a los riesgos de las redes sociales. "Esta investigación muestra que la gente tiende a sentirse con más derecho a acosar 'online' que en persona o a implicarse en contactos 'online' no deseados de lo que haría en persona", ha declarado la responsable del estudio.