Los drones llegan a los comerciantes de Confaes

El boom del uso de estas aeronaves no tripuladas para vuelos recreativos o como hobby ha generado también cierta preocupación ya que pocos conocen las reglas de uso y las medidas de seguridad que deben tomar quienes vuelan un dron. 

La tecnología y la robótica se han colado con fuerza estas Navidades en las cartas a los Reyes Magos y de Papa Noel, y algunos productos como los drones se han convertido en el  juguete estrella de estas Navidades,  explican los comerciantes de ASECOV (Asociación Salmantina de Empresarios de Comercio Vario).

 

Sin embargo, el boom del uso de estas aeronaves no tripuladas para vuelos recreativos o como hobby ha generado también cierta preocupación ya que pocos conocen las reglas de uso y las medidas de seguridad que deben tomar quienes vuelan un dron. Por este motivo, esta asociación de  comerciantes integrados en CONFAES, se ha puesto en contacto con la Asociación Salmantina de Empresarios de RPAS quienes les han informado de una serie de consejos y pautas para evitar poner en peligro a otros aviones y personas.

 

 “Algunos drones, de pequeño tamaño y con sistema de radiocontrol, es verdad que podrían clasificarse como juguetes, pero no por ello hay que olvidar la importancia de tomar medidas para realizar un uso responsable de estas aeronaves”, explica el presidente de la Asociación Salmantina de Empresarios de RPAS, Emilio Garcia Arias. Por eso añade, “quisimos colaborar con los comerciantes de CONFAES, porque es importante que conozcan estas pautas para que informen a los consumidores de cómo cumplir las normas de seguridad. Algo que muchos no saben es que el uso indebido de un dron puede acarrear multas de hasta 225.000 euros”.

 

Tras estas reuniones, y siguiendo las pautas de la AESA, la Asociación Salmantina de Empresarios de RPAS recuerda que:

 

  • Hay que tener siempre el dron a la vista y no superar  los 120 metros de altura.
  • Sólo se pueden volar drones en zonas adecuadas para ello. Por ejemplo: zonas de Vuelo de aeromodelismo, zonas despobladas.
  • Los daños que cause el dron son responsabilidad de quién lo maneja.

 

Asimismo, señala que no está  permitido volar en zonas urbanas, de noche, Volar donde se realicen vuelos con otras aeronaves  a baja altura (zonas de parapente, paracaidismo, aeródromos, helipuertos) ni sobre aglomeraciones de personas: parques, playas, conciertos, bodas…