Los dos interinos de Urbanismo se quedan con las dos plazas de arquitecto convocadas

Los dos interinos que actualmente ejercen en las dos plazas que sacó a concurso hace unas semanas el Ayuntamiento resultan ganadores con las dos mejores notas. El proceso levantó las suspicacias desde el primer día porque ambos han obtenido las dos calificaciones más altas en los tres exámenes del proceso.

El Ayuntamiento de Salamanca incorporará de manera definitiva a los dos arquitectos que han estado ejerciendo como interinos y que ahora se quedan con las plazas tras el concurso celebrado. Algo que ha levantado sospechas por cómo se ha desarrollado el proceso, en el que, en todo momento, estos dos candidatos han sido los que mejor puntuación han tenido con una diferencia importante.

 

El Ayuntamiento de Salamanca dio a conocer el pasado mes de julio que abría el proceso para cubrir dos plazas de arquitecto técnico. En septiembre se abría el plazo para que todos los interesados se presentaran al examen; en octubre se cerró. Y el primer examen estaba previsto para diciembre. En total, se inscribieron cerca de 150 aspirantes para un proceso selectivo de concurso libre, no de méritos, es decir, regido por exámenes.

 

Finalmente solo se presentaron 69 aspirantes, de los que solo cuatro aprobaron el primer examen; de todos los exámenes, 40 no llegaban al uno y solo otros cinco superaban el cuatro de nota. En estas circunstancias, en un examen convocado varios meses atrás y reservado para titulados como Arquitecto Técnico o con el Título de Grado en Ingeniería de Edificación, resultó que los dos interinos tenían más de un ocho, el tercer aprobado no llegaba a siete y el cuarto, tenía un cinco 'pelado'.

 

En el segundo examen de nuevo los dos interinos, que ahora están propuestos para ocupar la plaza en propiedad, también obtuvieron de nuevo las mejores notas, algo que se repitió en el tercer ejercicio. A lo que hay que unir el hecho de que también habían obtenido la mejor puntuación en los procesos de selección en los que, años atrás, habían sido nombrados para ocupar el puesto en interiniad. En todo caso, en el proceso solo hubo una reclamación en el primer examen, que sirvió para que una cuarta persona lograra un aprobado. 

 

Según fuentes conocedoras del funcionamiento de estos concursos, lo normal es generar interinidades y, posteriormente, las plazas definitivas; es habitual que los titulares de las primeras se hagan con el puesto en propiedad. Las plazas ahora convocadas corresponden a la oferta pública de empleo de 2009, aplazada por las restricciones para la contratación que han tenido las administraciones públicas. De hecho, este es el primer año que se pueden volver a provisionar.