Los delegados sindicales se encierran en la cárcel de Topas pidiendo mejoras para los funcionarios

Foto: T.G.

Han mostrado su desacuerdo con la situación que viven los empleados públicos en el centro penitenciario.

Coincidiendo con el día de la Merced, patrona de la Institución Penitenciaria, los delegados sindicales de la Junta de Personal de la prisión de Topas han protagonizado un encierro para protestar por las condiciones de trabajo de los empleados públicos del centro.

 

Los representantes de UGT, ACAIP, CSIC y CCOO Mercedes Pliego, Valentín Ortiz, Isaac Olivares y Teo Movilla, respectivamente, han explicado los motivos que les han llevado a realizar este acto reivindicativo.

 

En primer lugar, los sindicatos se han referido al déficit “preocupante” de personal que se está viviendo en la cárcel de la localidad salmantina porque, según han explicado, “no se cubren las jubilaciones y en 2012 y 2013 ha habido una tasa de reposición cero”. Este año se han cubierto 70 plazas en Castilla y León, que apenas llegarían a cubrir las necesidades del centro de Topas, han indicado los delegados.

 

Actualmente Topas cuenta con unos 400 trabajadores, “60 ó 70 menos de los que deberíamos tener”, ha afirmado Valentín Ortiz, y 1.100 internos. Fruto de ese déficit, se han producido en los últimos tres meses otros tantos altercados que comprometen la seguridad de internos y funcionarios ya que el área más afectada, han explicado desde ACAIP, es la de vigilancia.

 

Los delegados sindicales también se han referido a las carencias del servicio de limpieza, que ha pasado de contar con seis trabajadoras a tiempo completo a tener tres a media jornada, así como a la privatización de la seguridad exterior del centro. Topas fue uno de los centros en los que el Gobierno aplicó la contratación de empresas particulares hace un año y medio, y los sindicatos han advertido de la posibilidad de que en el próximo mes de octubre se amplíe esta sustitución de empleados públicos. Teo Movilla ha expresado el deseo de las organizaciones sindicales de que ese dinero se invierta en hacer una oferta de empleo público mayor.

 

Además, desde ACAIP han denunciado una política de represión contra los sindicalistas del centro penitenciario, que cuenta ya con cinco trabajadores expedientados. “Pensábamos que estas épocas estaban olvidadas, pero ya vemos que no”, ha sentenciado Valentín Ortiz.