Los cultivos de regadío, sin riego y sin campaña

Patata, girasol, maíz y remolacha acumulan un retraso nunca visto con problemas en la nascencia y calidad de la planta y los regantes aún no han trabajado a pleno rendimiento.

Los agricultores de regadío de la provincia de Salamanca definen esta nueva campaña como "rara y extraña, quizá una de las peores por todo lo que ha pasado y porque las condiciones meteorológicas han sido adversas". Al menos eso es lo que opina Juan Manuel Redero, productor de Las Villas, quien señala además que los retrasos en todos los cultivos lastran el desarrollo del sector.

 

MAÍZ

 

Es el único cultivo de regadío que 'salva los muebles' por el precio que marca en la Lonja Provincial de Salamanca (233 euros) y su tendencia, al menos por el momento, es alcista debido a la escasez de producción. "Pero su situación actual es mala porque la planta está dañada e incluso en muchas zonas o no ha nacido o no lo ha hecho del modo idóneo para su posterior desarrollo", apunta Redero.

 

PATATA

 

Uno de los más perjudicados por el retraso de casi dos meses esta campaña. Este hecho va a provocar que la patata de Salamanca se extraiga de la tierra al mismo tiempo que otras zonas más tardías de la Comunidad, perjudicando así la venta del agricultor con un precio más bajo. "Hasta mediados o finales de agosto no van a salir las primeras patatas y eso no puede ser porque luego habrá mucho problemas y lo más lógico es que el precio de las mismas caiga".

 

No obstante, en la actualidad, los agricultores del sur de España (Andalucía) están operando a unos precios desorbitados que alcanzan los 0,60 euros por kilogramos y que contrastan mucho con los 0,06 euros de hace solo dos campañas en la provincia de Salamanca.

 

REMOLACHA

 

De cultivo estrella a denostado porque los productores salmantinos se han negado a sembrar por la asusencia de rentabilidad, la retirada de las ayudas de la Junta y el escaso interés de la industria. También acumula un gran retraso y la provincia se queda por debajo de las 1.000 hectáreas sembradas.

 

GIRASOL

 

Tampoco mantiene unas buenas perspectivas de futuro porque la escasez de calor y las bajas temperaturas están provocando que el desarrollo de la planta sea menor. El agricultor cubrió algunas parcelas con girasol pero en principio no presenta buenos resultados.

 

CAMPAÑA DE RIEGO

 

"Apenas hemos comenzado a regar; lo que hemos hecho hasta ahora es dar un poco de agua a los cultivos ya que la ausencia de calor también nos perjudica. El gasto claro, es mucho menor pero casi dos meses y medio después se puede decir que no ha habido campaña de riego", destaca Redero.