Los cuidadores de personas dependientes, una 'especie en extinción' en Salamanca

Demencia, dependencia, vejez

En el primer trimestre de 2014, tan solo 155 personas ejercían esta función cuando al finalizar 2011 la cifra se disparó hasta las 1.828. El cambio normativo ha provocado una huída masiva.

Los ciudadores de personas dependientes siguen diciendo "basta". Y lo hacen dando razón a unas cifras aplastantes, que reflejan que más del 91% de los salmantinos que se dedicaban a esta importante labor ha dejado de hacerlo.

 

Así se desprende de los datos del propio Gobierno, que centra en otros asuntos sus prioridades económicas en lugar de invertir en la mejora de vida de lo dependientes (cuidadores no profesionales), a los que ha retirado todos los 'privilegios' con el cambio normativo que entró en vigor en 2012.

 

O lo que es lo mismo, etos profesionales ya no perciben ingresos por su labor o los que reciben se han visto muy mermados por la 'tijera' que ha sacado el Gobierno en los últimos años.

 

No en vano, los recortes ejecutados por el ejecutivo han provocado que los cuidadores no profesionales (familiares o personas cercanas sin trabajo que reciben una ayuda por hacerse cargo de una persona dependiente) que firmaron el convenio para que ese trabajo cotizara en la Seguridad Social fueron muchos menos de los que deberían haber sido.

 

Y Salamanca no es ninguna excepción; en la actualidad, y a fecha 31 de marzo de 2014, tan solo existen 155 ciudadores de personas dependientes por los 161 de un año antes o los 228 de 2012, manteniendo cifras casi similares pero siempre a la baja.

 

En el año 2011, y es a partir de aquí donde radica la gran diferencia, existían en Salamanca 1.828 cuidadores de personas dependientes, cifra que delata un brutal descenso hasta la irrisoria de 155.

 

En el conjunto de Castilla y León ha pasado lo mismo (de 11.243 a 1.012), igual que en España (de173.424 a 15.734).