Los confiteros de Valladolid esperan un repunte en las ventas de estas Navidades

Los productos navideños "más" solicitados son siempre "los clásicos", entre ellos el roscón de Reyes, con un 50 por ciento de la demanda.

Los confiteros de la provincia de Valladolid esperan un repunte en las ventas para la campaña de Navidad de este año, debido principalmente a que los funcionarios percibirán la paga extraordinaria suprimida en 2012.

 

Asimismo, basan sus expectativas en el incremento de la demanda de buñuelos y huesitos de santo del pasado mes de octubre, que cada año sirve de pronóstico de cara a las ventas de Navidad, según explica a Europa Press el presidente de Asociación Provincial de Empresarios de Confitería de Valladolid, Javier del Caño.

 

De todas formas, los consumidores "nunca" renuncian a los productos navideños ya que, a su juicio, la crisis puede afectar al presupuesto establecido, pero no a su consumo. Por ello, muchos optan por ir al supermercado, donde los turrones no son "ni mejor ni peor", pero no son "artesanos".

 

En esta línea, sostiene que el año pasado sí se notó un descenso en las ventas debido a la recesión, aunque no en los productos "más típicos", entre los que destaca el roscón de Reyes que acapara el 50 por ciento de la demanda, seguido del turrón, del cual se venden alrededor de 15.000 kilogramos al año en la provincia de Valladolid, donde existen "sólo" 60 obradores.

 

Asimismo, los mazapanes, empiñonados y polvorones se encuentran dentro de los "clásicos", tal y como señala Del Caño, quien añade que en el único dulce que se pueden permitir un "mínimo" de variación es en el turrón, ya que muchos consumidores demandan innovación, pero a la hora de comprarlos no todos "se atreven".

 

Así, las confiterías han llegado a elaborar muchos turrones "novedosos" a la par que "extrañísimos", entre los que despuntan los de 'petazeta', de menta, o incluso de té. También se encuentran los de chocolate o con frutos secos, aunque -insiste- son siempre los "menos solicitados".

 

En cuanto a la estética y forma, los turrones también han variado a lo largo de los años debido a la economía, según recuerda el confitero, quien apostilla después que las familias tienen cada vez menos hijos y eso incide en la compra de este dulce, ya que antes eran "más numerosas" y por tanto se vendía el turrón por bloques.

 

En este sentido, señala que ahora se presenta en bandejas con cuatro o cinco clases de este dulce porque por el mismo precio y peso las familias puedan probar distintos sabores, y no se "cansen" del turrón.

 

INCREMENTO DEL PRECIO

 

Por otra parte, el precio de los productos se incrementa "un poco" este año debido al aumento del coste de la almendra, aunque, tal y como subraya Del Caño, "casi" no se percibe. El turrón contiene entre un 50 y un 60 por ciento de mazapán, que "en realidad" es masa de almendra, apunta el presidente de la asociación, para después señalar que esa es la cantidad que indica la "calidad suprema" del dulce. 

 

En cuanto al producto "más caro y laborioso", Del Caño destaca el empiñonado ya que tienen dar forma de bola al mazapán para después "pegarle" los piñones e ir bolita por bolita" exige mano de obra porque esta tarea -subraya- no se hace con máquinas.

 

El piñón que se utiliza tiene un precio de 30 euros el kilo y proviene de la zona Pedrajas de San Esteban "y no de China" ya que éstos últimos "no tienen sabor", tal y como explica el confitero, quien considera que en la provincia se encuentra un piñón "muy bueno".

 

CAMPAÑA DE NAVIDAD

 

La campaña de Navidad, según señala Del Caño, comienza realmente para los confiteros en el mes de septiembre, momento en el que se inicia la elaboración de los huesos de santo y los buñuelos para venderlos a finales de octubre, continúa en noviembre con la producción del turrón y los polvorones y finaliza el día de Reyes con la venta de roscones.

 

En esta semana, la Asociación -compuesta por 50 confiterías de la provincia y capital- prepara su cartel navideño para colocar en sus establecimientos y que está protagonizado por varios de los productos que se ofrecerán entre diciembre y enero.

 

En esta línea, el presidente estima que ésta es la época "más fuerte" de todo el año ya que se incrementa en un 20 por ciento las ventas, aunque añade que es variable según la confitería y su ubicación.

 

Durante el resto del año, la Asociación lleva a cabo otras actividades, como la elaboración de un producto para la Feria del Libro y para la Seminci, así como para el 200 aniversario de la Diputación provincial que ha celebrado este año.