Los comerciantes de la Rua, los mĂĄs beneficiados por la llegada de jĂłvenes de la JMJ

Los hosteleros destacan la difusiĂłn de la ciudad pero el beneficio ha sido casi "imperceptible"

El paso de la 'caravana' de los jĂłvenes que participaron en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) ha dejado mĂĄs que satisfechos a los comerciantes de Salamanca, especialmente a los de la calle Toro porque "se trata de tiendas de regalos y souvenirs de una ciudad como Salamanca, y pese a que por las calles Toro y Zamora tambiĂŠn ha pasado mucha gente, los primeros se han visto mĂĄs favorecidos aunque la valoraciĂłn general es muy positiva", seĂąala BenjamĂ­n Crespo, presidente de la AsociaciĂłn de Comerciantes de Salamanca (Aesco).

AdemĂĄs, otro aspecto muy importante para Crespo es la publicidad que se ha hecho de Salamanca en todo el mundo."La verdad es que es algo sorprendente y no nos esperĂĄbamos gente de tantas partes del mundo, lo que significa que la publicidad gratuita que se harĂĄ de la ciudad serĂĄ muy importante, y es para estar mĂĄs que satisfechos".

Por tanto, la imagen de la ciudad se expandirĂĄ por todos aquellos paĂ­ses del mundo que han acudido a esta Jornada Mundial de la Juventud, en la que Salamanca ha sido una ciudad de acogida de miles de jĂłvenes que soĂąaban con ver al Papa BenedictoXVI.

Por eso, Crespo concluyĂł que el centro de la ciudad "ha estado lleno de gente durante unos dĂ­as y eso, ademĂĄs de darle otroa aire y otra vida a la ciudad, ha hecho que los comerciantes de la zona salgan beneficiados en los tiempos actuales".

Los hosteleros, orgullosos pero con escaso beneficio

Por su parte, desde la AsociaciĂłn de hosteleros, su presidente David Prieto seĂąala que acontecimientos como ĂŠste "le vienen muy bien a una ciudad como Salamanca porque con los jĂłvenes u obispos como el de Canterbury, que hemos podido hablar, seĂąalaron que hablarĂĄn muy bien de Salamanca y la publicitarĂĄn en el exterior. Eso es con lo que tenemos que quedarnos".

Los jĂłvenes que participaron en la JMJ venĂ­an a casas de acogida, "por lo que el gasto en alojamientos ha sido nulo, casi imperceptible igual que en resto de la hostelerĂ­a. Lo Ăşnico apreciable es que sĂ­ se ha visto gente de pinchos o en terrazas, animando mĂĄs la ciudad, que al fin y al cabo, es lo importante", apunta Prieto.

Por Ăşltimo, destaca que hay que estar orgullosos "de que la gente de fuera hable tan bien de una ciudad como ĂŠsta porque significa que algo tendrĂĄ y por eso no quedamos con su promociĂłn e imagen en el exterior".