“Los combustibles se han convertido en un artículo de lujo y no debería ser así”

El presidente provincial de los gasolineros, Alejandro Inestal, explica cómo afectan al ciudadano los últimos cambios en el sector

Los combustibles son un bien que usan la mayoría de los ciudadanos. Su precio aumenta constantemente y muchos ciudadanos no conocen el porqué de estos cambios. Con la nueva reforma del IVA en septiembre volverá a subir su precio.

Para saber más sobre este tema hemos preguntado a un experto, Alejandro Inestal Ramos, Presidente de la Asociación Provincial de Estaciones de Servicio. Que nos ha explicado muchos detalles que al final nos afectan a todos.

¿Cómo afectan los impuestos al precio que pagamos el combustible los ciudadanos?

El tema de la subida del IVA comienza en septiembre, sube tres puntos, pasa del 18 al 21%. Del precio que esté en el mercado en ese momento.

Desde la administración Central, del Gobierno, están hablando de aumentar también los impuestos especiales. Los combustibles tienen tres impuestos: El impuesto especial que es el 58% aprox., del precio de la materia prima; el IVMH, que se divide en dos, del Gobierno Central una parte y del Regional otra, este último subió 4’8 cent. Y también el que tiene como materia prima. A este total hay que añadirle el porcentaje del IVA, que será lo que aumente en septiembre. Es decir, son impuestos que pagan impuesto.

¿No le vendríamejor al Gobierno bajar los impuestos, ya que en el caso de los combustibles la mayor parte la mayor parte lo es, y si sube consumen menos y ganan menos?

En nuestra Región, la Consejería de Hacienda, subió 0’48% IVMH más. Desde la federación regional se le dijo que iban a recaudar menos. Los camiones que son el mayor consumo de toda la región, cargan combustible en la región limítrofe que no tiene ese cargo del 0’48% adicional. Estos tiene capacidad para 1200 litros cada uno, eso supone grandes pérdidas para los empresarios e indirectamente para el Estado y la Región.

Ahora están reconsiderando la postura, están estudiando las posibilidades de quitar a los transportistas el IVMH o parte. En mi opinión, los demás de la comunidad somos los que salimos perdiendo porque tenemos que pagarlo igual.

¿Los combustibles como producto que depende en gran parte de la especulación en que medida le afecta a su precio?

Es una especulación mundial, desde el momento en que sale de los pozos de petróleo, pasa por las refinerías –España exporta gasolina e importa gasóleo-, pasa por muchas manos y va encareciendo el precio. La especulación hace que el precio se multiplique, compramos al precio que nos dejan.

Los operadores petrolíferos son los que pueden vender en España, marcan el precio para el país y en cierta manera se reparten el territorio. Algunos son Cepsa, Repsol, etc, los que venden en esta zona. Y el mercado se reparte entre ellos.

¿Respecto a la Unión Europea, como se encuentra el precio en España?

Estamos por debajo. Lo compramos más caro, el Gobierno pone impuestos más bajos que en la Unión Europea. Es por ello que desde la Comunidad Europea quieren que pongan los impuestos especiales, para que estemos a su mismo precio. Pero no es razonable con el salario medio español, ni con la situación.

¿Cómo le está afectando la crisis económica al consumo en las gasolineras?

En Castilla y León de 2011 a 2012 el consumo bajó en el primer trimestre de gasóleo 24’3%  y gasolina 20’31% según CLH (Compañía Logística Hidrocarburos) la fuente más fiable en cuanto a porcentajes de este tipo. El gasóleo es el más consumido en nuestra Región. Subiendo el porcentaje IVMH se recaudarían al año 100 millones de euros menos, si se consume menos, menos recaudará también el Estado.

¿Qué cambios de hábitos se han notado en el consumidor?

Ya son cuatro los que llenan el depósito. Aunque a largo plazo perjudica al consumidor por una razón, el gasóleo tiene que llevar por ley un porcentaje 5% de BIO,  que tiene materia viva, si se deja el depósito medio vacío con el calor cría hongos que destrozan el motor y estropea los filtros. En la zona de la costa está afectando bastante. La solución para el consumidor es fijarse un consumo, para mantener este depósito lleno no estropear el motor y mantener el ahorro.

El número de estaciones de servicio ha aumentado un 0’6% ¿Si se está consumiendo menos como es posible este dato?

Hay necesidades, España ha sido un país de construcción y de bares. Ahora se piensa “estamos mal pero todos tenemos que repostar”, creen que es negocio seguro pero no es como se piensa porque las gasolineras tiene un margen de beneficio muy bajo. Más o menos está en un 3% de las ganancias, de donde tienes que pagar a empleados, impuestos, alquileres y demás gastos además de los beneficios para el propietario. A largo plazo cerrarán muchos. Cuantos más seamos peor, porque nos tenemos que repartir más los pocos litros que se venden.

¿Se están perdiendo puestos de empleo en las gasolineras?

Lo que hay que hacer hay que hacerlo. No puedes reducir personal, porque da más tarea un coche que hecha menos litros porque el empleado se tiene que quedar y no irse a servir a otros como podría hacer si llenasen el depósito. Si quieres mantener el trato personalizado y la atención al cliente tiene que ser así. Una solución es el autoservicio pero así perdemos empleados.

¿Qué iniciativas proponen para atraer a los clientes?

Nosotros hemos hecho campañas de regalo de patatas por la compra de combustible, y no ganamos más, ni subieron las ventas, ni mejoraron. Los litros que vendí más no cubrían ni los gastos de las patatas. Estamos preparando otras para estimular el consumo pero son “sorpresa”.

La situación es caótica, da igual quien mande. Los combustibles se han convertido en un artículo de lujo y no debería ser así, porque se usan en el día a día casi por obligación.