Los coches "sin malos humos" llegan al Museo de la Historia de la Automoción

(Foto:F.Rivas)

Las dependencias salmantinas “abren una puerta hacia el futuro” del motor

El Museo de Historia de la Automoción de Salamanca ha abierto “una puerta hacia el futuro” del motor gracias a la nueva exposición temporal sobre vehículos más respetuosos con el medio ambiente.

 

Automóviles, motocicletas y bicicletas dotados de las últimas tecnologías y con diferentes sistemas de propulsión se muestran hasta el 9 de junio la Sala de Exposiciones Temporales del Museo.

 

Bajo el nombre ‘Energías de Futuro’, esta exposición exhibe quince vehículos ecológicos cedidos por diferentes empresas, particulares e instituciones, como el Ayuntamiento de Salamanca que presenta un turismo y una furgoneta utilizados por su servicio de Medio Ambiente.

 

Los vehículos expuestos están dotados de energías y combustibles alternativos a los tradicionales, gasóleo y gasolina. Son un ejemplo del futuro de la automoción, que avanza claramente hacia los vehículos “limpios” caracterizados por el bajo consumo y la práctica ausencia de contaminación.

 

Así lo han destacado el primer teniente de alcalde, Agustín Sánchez de Vega, y el concejal de Medio Ambiente, Emilio Arroita, quienes han participado en la presentación de esta muestra que podrá verse hasta el 9 de junio de martes a domingo en el horario comprendido entre las 10.00 y las 14.00 y las 17.00 y las 20.00 horas.

 

Esta exposición temporal se une a la permanente que muestra más de 90 vehículos de diferentes épocas históricas, desde “la prehistoria de la automoción” y el intento del hombre por desplazarse con ayudas de ingeniosos inventos, hasta el considerado como primer automóvil con motor de explosión de la historia: el Triciclo de Benz.

 

PIEZAS DEL MUSEO

 

Dentro de esta exposición permanente, el Museo cuenta con piezas únicas. Es el caso del Hispano Suiza 30/40 HP de 1910, un automóvil en estado absolutamente original, con una carrocería realizada por Francisco Capella, y que fue el primer automóvil en España declarado Bien de Interés Cultural, o los dos automóviles Pegaso Z 102, un Spyder Serra SSP1 y una Berlineta Saoutchick, cuidadosamente restaurados por Demetrio Gómez Planche.

 

Otra pieza de especial interés es el Muntz Jet M - 52, único automóvil de la elitista marca norteamericana que puede encontrarse en España. También destacan otros automóviles, como el Avions Voisin C7 - 10, un Amilcar CGSS con la carrocería de aluminio, un Citroën C - 6 carrozado por La SICAL, un Rolls Royce Silver Ghost, o el único Rolls Royce diseñado por el carrocero español Pedro Serra, un Silver Wraith de 1945.