Los centros salmantinos explican que no reciben la comida de Serunión preparada, solo la materia prima

"Tanto el control de los alimentos como la elaboración de la comida cada día se realiza dentro del colegio bajo la responsabilidad de la cocinera", asegura a este diario la directora de Siervas, María Isabel Oreja.

Los dos centros escolares salmantinos que trabajan con la empresa Serunión -que sirvió larvas de gusano en comedores escolares de León y Segovia- han querido explicar a este diario que no reciben la comida de Serunión preparada, solo la materia prima. 
 
De hecho, en los colegios de la provincia de León y de Segovia, el problema parece haber llegado a través de una partida de pasta en mal estado que llega en un preparado completo, hecho que no sucede en Salamanca. 
 
El Colegio Sagrada Familia Siervas de San José, por ejemplo, asegura que "la comida se realiza dentro del propio centro escolar cada día y es la misma cocinera la que se ocupa de supervisar personalmente el estado de todos los alimentos que se utilizan en la elaboración diaria de la comida".
 
En este centro salmantino "comen cada día no solo los niños que utilizan este servicio, sino también las religiosas que forman parte de la comunidad, así como personal docente y todo el personal responsable de este servicio", como asegura la directora María Isabel Oreja a este diario.
 
De este modo, Oreja puntualiza: "La empresa Serunión solo gestiona este servicio. Tanto el control de los alimentos como la elaboración de la comida cada día se realiza dentro del colegio bajo la responsabilidad de la cocinera, persona de total confianza dentro del centro, avalada por sus muchos años de experiencia al frente de este servicio. Nunca, en ninguno de los años que llevamos ofreciendo este servicio a las familias, hemos tenido ningún problema alimentario con ningún niño".
 
En el documento adjunto se encuentra el comunicado que han emitido ambos colegios al respecto.

Documentos relacionados