Los centros especiales de discapacitados intelectuales deberían desaparecer

El catedrático de Psicología de la Discapacidad de la Universidad de Salamanca señala que nadie "quiere que le aíslen, marginen y segreguen"
El catedrático de Psicología de la Discapacidad de la Universidad de Salamanca y director del Instituto Universitario de Integración en la Comunidad (INICO), Miguel Ángel Verdugo Alonso, ha apelado en Santander a la desaparición de los centros especiales de discapacitados intelectuales. "Sólo deberían quedar unidades lo más integradas posible en el medio natural", ha dicho.

El catedrático ha explicado, en el curso de verano que codirige "Avances en intervención en discapacidad", organizado por la Universidad y el Parlamento de Cantabria, que "nadie quiere que le aíslen, marginen y segreguen y, quien tiene discapacidad, por muy grave que sea, tampoco quiere esto", ha informado la UC.

Concentrar a personas con discapacidad en servicios especializados es una política que se aplicó en los años 60 y se ha mantenido hasta hoy. No obstante, según ha manifestado Verdugo, "es totalmente errónea, porque no respeta los derechos de las personas; no están reconociendo que tienen el mismo derecho que cualquiera para estar con quien quiere, donde quiere y con quien le quiere". El profesor ha insistido en que esas políticas quizá obedezcan a razones económicas, "aunque no está claro que sea más barato".

Según Verdugo, "afortunadamente, la actitudes sociales respecto a esa problemática han mejorado bastante", y las últimas dos décadas han sido de gran impacto en la sensibilización social, pública y política hacia la población, "pero eso no implica que se estén haciendo todas las cosas necesarias o que se estén haciendo bien", a lo que ha añadido, "se ha ganado la batalla del lenguaje y la opinión, pero eso no significa que se gane la de la alternativa que hay que darles en programas individualizados adecuados, con la atención, los recursos y especialización suficientes: ahí falta aún mucho que hacer".

TRABAJADORES Y AUTONOMÍA
Por otra parte, el catedrático también ha apuntado que muchos de los hombres y mujeres con discapacidad están perfectamente capacitadas para acceder a puestos de trabajo como reponedores de autoservicios y grandes almacenes, empleos vinculados a jardinería, hostelería o limpieza. "En algunos casos pueden necesitar apoyos; en otros tienen independencia una vez que se entrenan", ha asegurado el director del INICO.

En cuanto a la remuneración que obtienen en estos empleos, en muchas ocasiones son las familias quienes lo administran; con todo, el especialista aconseja que "desempeñen una tarea de supervisión, pero que les den independencia para gestionar su propio dinero, porque tienen derecho a hacer sus gastos con, al menos, parte de lo que ellos generan. Han de tener autonomía como cualquier ciudadano".

Imprimir