Los cambios en la regulación farmacéutica hacen que el gasto baje un 33% en julio

El gasto para la compra de 700.000 dosis ha sido de un 7,47%, que se suma al importante ahorro 
La Consejería de Sanidad prevé que durante los próximos meses se mantenga una disminución del gasto con respecto a los mismos periodos del año anterior debido a la reducción de recetas y la aplicación del resto de medidas farmacéuticas, pero sin llegar a los niveles del pasado mes de julio. El gasto farmacéutico en Castilla y León disminuyó en julio un 32,97% con respecto al mismo mes del año anterior. Esta cifra ha contribuido a que el gasto farmacéutico interanual se reduzca en un 7,74%.

 

El gasto farmacéutico en receta en Castilla y León mantiene una tendencia decreciente desde el año 2010. Esto se debe a que el gasto en recetas se ha contenido (ha pasado de crecimientos en torno al 5% en 2009 hasta un crecimiento inferior a un punto en la actualidad) y a que el gasto medio por receta también ha disminuido, gracias a la aplicación de distintas medidas estructurales como los precios de referencia, las revisiones de precios menores, la aplicación de descuentos o las medidas de contención de gasto farmacéutica de esta Comunidad -promoción de la prescripción por principio activo y selección de los medicamentos más eficientes-. Por provincias, el gasto se distribuye tal y como se puede observar en las tablas 2 y 3 del documento adjunto.

Además, el pasado 1 de julio entró en vigor el nuevo modelo de aportación de recetas, que ha tenido un importante impacto en la prestación farmacéutica, pues incorpora un a aportación para las recetas más equitativa, teniendo en cuenta el nivel de renta del usuario y no sólo el régimen del paciente.
 
Estas modificaciones en la aportación han supuesto un cambio en el comportamiento de la evolución del número de recetas facturadas, tanto en los meses previos como en el primer mes de aplicación de la norma. Las modificaciones en la aportación promovieron que los pacientes adquirieran todas las recetas que tenían disponibles, hasta el último día de junio, para evitar incidencias con el cambio en los primeros días. Además, las farmacias facturaron todas las recetas dispensadas antes del día 1 de julio, algo que no ocurre habitualmente, ya que no se producen de forma simultánea la adquisición por el paciente y la facturación de las recetas por la oficina de farmacia.
 
Todo ello dio lugar a que el número de recetas creciera ligeramente en el mes de mayo (3,25%) y de forma más contundente en junio (10,45%). Este incremento de recetas en los meses previos se ha compensado con un decremento sustancial en el primer mes de aplicación de la medida, y así en julio la dispensación de recetas bajó un 20,48%.
 
Actualizaciones de precios menores
 
Hay que destacar también que en el mes de julio, coincidiendo con el inicio de la aplicación del nuevo modelo de aportación, se actualizaron los precios menores de facturación y el límite de aportación reducida, lo que supuso que en julio no se incluyeran recetas de meses anteriores.
 
En este sentido debe recordarse también que en los últimos días del mes de junio se realizaron modificaciones sobre el sistema de prescripción disponible en todos los centros de Atención Primaria de la Comunidad, y uno de los cambios se centró en el fomento de emisión de recetas de un mismo producto con diferentes fechas, para promover que la adquisición de los medicamentos en la farmacia para los pacientes crónicos se realice de forma progresiva a medida que se finalizan los envases en uso, y no de forma masiva en un único acto de dispensación.
 
Otro factor importante es que la aplicación de la aportación en los usuarios pensionistas haya supuesto una mayor responsabilización de la utilización y consumo de medicamentos, hecho que va ligado a una adquisición más paulatina de los mismos a medida que se necesitan, con lo que se evitan acumulaciones en los botiquines caseros.
 
Por último, es necesario señalar también que en julio ha habido una reducción de dispensación de recetas de usuarios procedentes de otras comunidades autónomas, ya que la devolución de las cuantías que exceden los topes en los pensionistas sólo se aplican de forma automatizada para las recetas adquiridas en la comunidad de origen del paciente y por ello, los usuarios de otras regiones han adquirido sus medicamentos en su lugar de origen, en la medida de lo posible.
 
Otras medidas
 
Por otra parte, hay que recordar que la Consejería de Sanidad ha conseguido también un importante ahorro en la adquisición de vacunas antigripales a través de la compra centralizada en conjunto con otras comunidades. En comparación con 2011, la contención del gasto para la compra de 700.000 dosis ha sido de un 7,47%, que se suma al importante ahorro que se había logrado ya en 2011 con respecto a 2010 de un 25,87%.
 
Estos dos grupos de medidas son esenciales para mejorar la eficiencia y la calidad de la sanidad en Castilla y León y para poder seguir garantizando la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud.