Los bomberos ratifican su victoria ante Mañueco: el Ayuntamiento limpia sus expedientes y les paga

Los bomberos, durante la protesta que les costó la apertura de expedientes y la suspensión de empleo y sueldo.

Los 16 bomberos sancionados con un mes de empleo y sueldo han recibido este fin de junio en sus nóminas la cantidad que se les quitó, con intereses, y también han conseguido que se retirara el expediente de sus hojas de servicio.

Ahora sí. Los 16 bomberos que fueron expedientados por denunciar el despilfarro en la 'torre de fuego' ya pueden decir lo que la ley ya sentenció: que protestaron ejerciendo la libertad de expresión y que el alcalde de Salamanca no tenía derecho a reprimir su actitud como lo hizo, con expediente y suspensión de empleo y sueldo. Porque este final de mes el Ayuntamiento de Salamanca ha hecho efectivo en sus nóminas el abono del mes de empleo con el que fueron multados y, lo que es más importante, ha borrado de sus hojas de servicio el expediente que les abrió. Todo dos meses después de que los juzgados resolvieran el último de los 16 casos con la misma sentencia: anular el expediente del Ayuntamiento de Salamanca y condenar a devolver el mes de sueldo con intereses.

 

El final feliz de lo que fue una protesta que dio la vuelta a España ha llegado casi dos años y medio después de lo que fue un acto reivindicativo. El día 13 de febrero de 2013, un grupo de bomberos interrumpía una exhibición en el parque de Salamanca para protestar por el gasto de más de un millón de euros en una instalación, la polémica 'torre de fuego', que no funcionaba y que, a día de hoy, supone más un problema que un recurso para preparar a los agentes del cuerpo de extinción de incendios. La protesta se produjo en una visita del ya alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, y el consejero de Fomento, Antonio Silván.

 

La reacción no se hizo esperar y pocos días después 16 de los bomberos presentes aquel día eran expedientados con dos sanciones de 15 días de suspensión de empleo y sueldo para cada uno: una por obstaculizar la exhibición prevista en la visita y otra por grave desconsideración a los superiores, autoridades y compañeros presentes. A las que se sumaron tres apercibimientos por faltas leves.

 

Amparados algunos por el sindicato USO y otros por sus propios compañeros, los bomberos decidieron recurrir sus sanciones en los juzgados y a lo largo del primer trimestre de este año fueron recibiendo las sentencias que les daban la razón. La última, a principios de abril. Según las sentencias, repartidas en los juzgados 1 y 2 del contencioso administrativo, las sanciones impuestas por el Ayuntamiento de Salamanca son contrarias a derecho y se declaran nulas y sin efecto. Se condena al consistorio al pago de 30 días de salarios y sus intereses a cada uno de los 16 bomberos expedientados como compensación por las sanciones de un mes de empleo y sueldo impuestas. A principios de junio el Ayuntamiento les comunicó que este mes se haría efectiva.

 

Este sueldo es el que, según fuentes de los afectados, han recibido en los últimos días con sus nóminas, además de los intereses judiciales de demora y la parte correspondiente de algunos complementos. Pero lo más importante para el colectivo es que se han limpiado sus hojas de servicio y los expedientes que se les impusieron ya no existen. Parte servirá para devolver el dinero que usaron de la 'caja de resistencia' que se abrió en el sindicato USO, al que pertenecen muchos.

 

Otros también tendrán que hacer frente al coste de su defensa jurídica. Algunos la tienen como parte del sindicato, pero para el resto se ha abierto una colecta solidaria en la que han participado los 16 bomberos expedientados, pero también el resto de los del parque salmantino, que han querido hacer una aportación simbólica.