Los bomberos, con solo una autobomba rural y otra urbana averiada para los incendios del verano

Vuelco el año pasado de uno de los camiones de los bomberos de Salamanca.

Los bomberos del Ayuntamiento de Salamanca denuncian que solo cuentan con dos vehículos, uno de ellos averiado, para afrontar el verano. Sus deficiencias ya les han obligado a apagar un incendio este mes con 'batefuegos'. Esperan desde 2011 la prometida compra de los nuevos tras dos licitaciones fallidas.

La temporada de incendios se antoja complicada para los bomberos. Las altas temperaturas están secando el terreno y, cuando no ha llegado la época de mayor riesgo, ya se han producido incendios en el entorno de la capital. Sin embargo, un año más los bomberos del Ayuntamiento de Salamanca no van a contar con las condiciones mínimas necesarias para afrontar con garantías su labor. De hecho, cuentan con solo dos vehículos autobomba, uno de ellos en malas condiciones, para actuar.

 

La falta de vehículos actualizados ha sido una queja constante de los bomberos del Ayuntamiento de Salamanca en los últimos años. Hace cerca de un año uno de los camiones sufrió un vuelco que lo dejó maltrecho y puso en evidencia la edad de los vehículos de que disponen y el deficiente mantenimiento al que son sometidos: al sufrir el siniestro se comprobó que los neumáticos no habían sido sustituidos en los 17 años que tenía el camión.

 

La última evidencia se ha producido hace menos de una semana cuando los operarios enviados a un incendio en Vistahermosa tuvieron que actuar con 'batefuegos', una herramienta de caucho con la que los bomberos apagan sobre el terreno los incendios forestales, pero cuyo uso es impropio de las labores habituales de los bomberos urbanos. El motivo es que el camión autobomba con el que acudieron sufrió una avería y tuvieron que usar esa herramienta, además de las denominadas mochilas de agua.

 

La situación es producto de la falta de renovación del parque de vehículos de los bomberos del Ayuntamiento de Salamanca. Según han denunciado los propios integrantes del cuerpo, actualmente disponen de dos vehículos. Por un lado, un camión autobomba de tipo urbano, que es el que usan para las salidas a incendios en el casco urbano por sus características, ya que es más pequeño que los convencionales y puede llevar la escala para apagar fuegos en pisos altos. Y por otro, un camión autobomba de tipo rural, con unas características de altura y tracción total que lo hace adecuado para actuaciones en terrenos rurales dentro de la capital, por ejemplo, para apagar fuegos de rastrojos, pastos o cultivos.

 

La dotación ya sería escasa de por sí, porque si se produjera más de un incendio en zona rural al tiempo, el servicio quedaría desguarnecido: lo normal es que se cuente con, al menos, tres camiones autobomba totalmente operativos. Así era hasta hace cerca de un año, pero el accidente de uno de los camiones y la veteranía de una autobomba rural obligó a retirar dos vehículos. No tener los suficientes obligaría a la actuación de los bomberos de la Diputación, que es la solución que se le ha encontrado al problema. Una solución que deja sin poder operar a un cuerpo de bomberos compuesto por cerca de un centenar de personas entre agentes y mandos. 

 

Si embargo, la situación es más grave porque la autobomba de tipo urbano tiene, según los agentes, una avería en una de sus dos bombas de agua que limita enormemente su operatividad; además, no está indicada para salir a incendios rurales y no se suele usar para emergencias porque tiene problemas de estabilidad que limitan la velocidad a la que puede circular. Así que solo hay un camión de extinción totalmente operativo, que es una autobomba rural con 15 años. En resumen, que la capital cuenta con 'una autobomba y media' para la campaña de verano.

 

La causa es que el Ayuntamiento no ha cumplido su promesa de comprar nuevos vehículos para el parque de bomberos de Salamanca. Así estaba comprometido con los bomberos desde comienzos de legislatura, promesa que se reiteró hace cerca de un año, pero no se ha llevado a cabo porque a la hora de licitar el contrato, primero en régimen de compra y luego de arrendamiento, la dotación económica prevista no alcanza para cubrir el coste de los vehículos y ninguna empresa se presenta para proporcionarlos.

 

Los bomberos han denunciado en otras ocasiones la preocupante veteranía de sus vehículos, para cuya renovación el Ayuntamiento ha lanzado dos ofertas, insuficientes en cuantía económica para lo que se requiere según los expertos, y que han quedado desiertasEl mantenimiento y renovación del parque de vehículos del cuerpo de bomberos es objeto de contrato público, pero el Ayuntamiento lleva dos años sin sacar adelante la licitación para dotar al cuerpo de varios vehículos nuevos

 

El primer intento se produjo a finales de 2011. Entonces cumplía el plazo para ejecutar la subvención que el entonces consejero de Interior y Justicia, Fernández Mañueco, había dado por más de 600.000 euros para el nuevo equipamiento de la 'torre de fuego' en el que el Ayuntamiento acabó gastando más de un millón de euros.  Por casi la misma cantidad, 1.016.949,15 euros, el Ayuntamiento publicaba una licitación para comprar cuatro vehículos para el servicio de extinción.

 

Semanas después, el 13 de enero de 2012, se declara desierta la licitación porque no ha concurrido ninguna empresa, según los expertos, por las condiciones del contratoSe trataba de un arrendamiento con opción de compra de 4 vehículos de extinción con unos precios que hacían casi imposible que nadie pudiera servirlos: un camión de bomberos pequeño para intervenciones urbanas puede costar 250.000 euros y los de mayor tamaño, como los que usa el parque salmantino, puede superar los 500.000 euros. Así que el millón de euros previsto era insuficiente.

 

Semanas después, en febrero de 2012, el Ayuntamiento adjudicaba un contrata por 1,5 millones de euros para renovar el parque de la Policía Local, con un licitación para proporcionar 28 vehículos para los agentes y dos de representación.

 

El Ayuntamiento volvió a la carga en noviembre de 2012 con una nueva licitación para proporcionar tres vehículos de extinción (una autobomba urbana, otra rural y una nodriza) para el servicio de extinción de incendios de la capital, pero cambia la opción de compra por el arrendamiento. Lo que no cambia mucho es la cantidad: se estipulan unos 20.000 euros al mes por el alquiler de los tres vehículos y cinco años de duración de contrato. En total, algo más de 1,25 millones de euros. 

 

Solo una empresa concurre para proporcionar el primer lote, la autobomba urbana, pero se desestima la oferta por no cumplir las exigencias técnicas. Y nadie hace oferta por los otros dos vehículos. Así que, mientras se mejorar el contrato, los bomberos de la capital seguirán esperando para contar con los nuevos vehículos que se les han prometido desde que comenzó la legislatura.