Los Bermúdez/Fernández, los Castaño, Caldera, De la Mora... las sagas de la política salmantina

La política en Salamanca es, en buena medida, cosa de familia. Estas son las que más se repiten en listas electorales.

Este martes se han dado a conocer las candidaturas proclamadas para las elecciones generales del 26 de junio. Las que han sido confirmadas por las juntas electorales son las definitivas que nos encontraremos en las papeletas dentro de menos de un mes. En el caso de Salamanca, se han ratificado las que ya conocíamos desde hace unos días, nueve alternativas en las que muchos nombres son familiares. El motivo es que la política salmantina es cosa de sagas que se suceden a lo largo del tiempo.

 

Es el caso, por ejemplo, del número uno del PP al Congreso por Salamanca. José Antonio Bermúdez de Castro lleva desde 1996 en la lista de los populares para el edificio de los leones, siempre por Salamanca, aunque es nacido en León y se estrenó en política como diputado regional en Madrid. Pero su vínculo con Salamanca es fuerte. Licenciado en Derecho por la Universidad de Salamanca, tiene un predente muy ilustre en su familia: su madre, Pilar Fernández Labrador. La histórica política salmantina fue una pionera al convertirse en 1986 en la primera y única mujer que ha encabezado una lista al Congreso en Salamanca.

 

De los que integran las listas para estas generales, hay que citar a Fernando Castaño. El concejal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Salamanca va como número 2 al Congreso del partido 'naranja' y hace honor a una estirpe de candidatos: su padre ya fue diputado hace 30 años y en su familia saben lo que es presentarse a elecciones porque lo han hecho en cuatro décadas y con diversos partidos.

 

En la lista de las últimas generales y de estas se echa de menos a Jesús Caldera, más que nada, porque ha sido uno de los diputados más longevos de la historia. El bejarano es una saga por sí mismo: ha sido diputado por Salamanca desde 1982 y hasta 2015, cuando ha decidido dejarlo. Entre medias fue ministro de Trabajo y Asuntos sociales y, entre otras cosas, sacó adelante la regularización de medio millón de inmigrantes, aumentó de 4 a 15 días el permiso de paternidad, elevó el salario mínimo interprofesional a 600 euros, sacó adelante el Estatuto del trabajador autónomo y puso en marcha un plan para atajar la siniestralidad laboral; entre lo menos conseguido, una reforma laboral y de la Seguridad Social.

 

A su manera, otros cargos salmantinos son una saga en sí mismos. Es el caso de Javier Iglesias, alcalde de Ciudad Rodrigo de 1995 a 2015, presidente de la Diputación desde 2011 y que aspira a repetir el escaño en el Senado que consiguió en diciembre: 20 años en la política compatibilizando casi siempre dos cargos y sin bajarse de la poltrona casi desde que entró en el PP. Algo parecido a la trayectoria de Gonzalo Robles, 30 años en política y elegido para diversos escaños por Salamanca, siempre como 'cunero'.

 

Como caldera, se puede citar a otros omnipresentes. Es el caso de los Estella, Alberto y Manuel, candidatos por UCD y PP entre 1977 y 1982, además de ocupar multitud de cargos y responsabilidades.

 

Se puede citar también a José Muñoz, exsenador por el PP, pero que tiene una curiosa trayectoria previa. En 1978 fue elegido concejal del Ayuntamiento de Salamanca por UCD, y después diputado de la Diputación de Salamanca, de la que fue presidente a partir de 1982 bajo esas siglas. Sin embargo, en 1986 fue el número uno al Congreso por el Partido Reformista Democrático, que no logró escaño. En el año 2004 es propuesto por el Partido Popular como miembro de su candidatura al Senado por la provincia de Salamanca, y repite en 2011 para acabar su carrera en 2015.

 

Otra saga curiosa es la de la familia Diego, en la que Miguel Ángel y Rafael han liderado la lista del partido leonesista PREPAL al Congreso desde 1989 y hasta nuestros días. O los Esparza, familia en la que Gorka ha sido número uno al Congreso con IU en 2004 y su madre, Asunción Barandiarán, cabeza de lista al senado por el mismo partido en 2008 y 2011, siempre por la provincia de Salamanca; ambos son concejales en localidades del alfoz además de piezas clave de IU en la política salmantina.

 

Por último, citar dos casos con antecedentes. El concejal y diputado provincial de Ganemos Salamanca, Gabriel de la Mora, tiene un ilustre antecesor: su padre, Ignacio de la Mora, se presentó en 1982 con la Agrupación Electoral Bloque Agrario al Congreso por Salamanca... y su hijo tres décadas después se subió a una agrupación electoral para ser concejal. En Ganemos es compañero de Virginia Carrera, ahora concejala, pero que en 2004 encabezó la lista al Senado de IU.

Noticias relacionadas