Los asaltantes de salas de juego y hoteles aceptan 19 años de cárcel

Calificación. La Fiscalía solicitó para dos de los presuntos atracadores y para el cooperante una pena superior a los 60 años de prisión por 5 atracos en establecimientos hosteleros y en salas de juego
e. g.

Los tres acusados por cinco robos con intimidación perpetrados entre marzo y abril de 2009 en hoteles y salas de juego de la capital y de Zamora –consiguiendo un botín que asciende a los 19.000 euros– aceptaron ayer, antes de la celebración de la vista oral, una pena conjunta que asciende a los 19 años de prisión, frente a los más de 60 años que solicitó en un principio la Fiscalía.

Aunque el comienzo del juicio estaba programado para las 11.45 horas, hasta cerca de las 14.00 horas los diferentes abogados que representaban a los acusados trataron de llegar a un acuerdo con el Ministerio Público, conformidad que finalmente fue aceptada por todas las partes, evitando de esta manera un juicio con una larga lista de testigos.

El imputado M. A. R. V., aceptó una pena de siete años de cárcel por cinco delitos de robo con intimidación –frente a los 25 años que solicitó la acusación pública por estas causas–, además de otro año de cárcel por un delito de tenencia ilícita de armas –rebajan en un año la pena por este delito–. La misma condena fue aceptada por otro de los presuntos atracadores, I. S. G. acusado de cuatro delitos de robo con intimidación –frente a los 20 años de cárcel propuestos por el fiscal– y un delito de tenencia ilícita de armas, castigado en un primer momento con dos años de prisión. El tercero de los encausados, E. M. M. que actuó presuntamente como cooperador de los otros dos al ocultar supuestamente las armas y la vestimenta empleadas en su domicilio, se conformó con dos años privado de libertad –ocho años menos que lo que solicitó la Fiscalía– por el delito de robo continuado, a lo que se añade un año más por tenencia ilícita de armas. Además de las penas de cárcel, los encausados deberán hacer frente a unas indemnizaciones que ascienden a 2.497 euros, más el precio de dos teléfonos móviles.

Pese a la elevada cantidad de años que la Fiscalía les solicitaba, ninguno de ellos tendría que cumplir más de 20 años de prisión, ni el triple de la pena más grave que se les imputa por los hechos.

El primero de los atracos se produjo el 13 de marzo de 2009. En esta ocasión, el acusado M. A. R. V. presuntamente atracó una sala de juegos de la avenida de Portugal. En el lugar, el atracador, que entró con el rostro cubierto y esgrimiendo una escopeta, encañonó al empleado, al que retuvo en el baño y se apoderó de 2.700 euros, la cartera de la víctima y un móvil. El siguiente atraco se produjo el 4 de abril, en un hotel de la calle Marquesa Almarza. En esta ocasión, actuaron presuntamente M. A. R. V. e I. S. G., armados con una escopeta y una pistola. Tras amenazar al recepcionista y obligarle a que entrara en el baño se apoderaron de un ordenador y de 322 euros. Dos días después, los citados acusados asaltaron una sala de juegos de la calle Toro, donde robaron –amenazando a empleados y clientes– 2.000 euros y cinco móviles. El siguiente atraco se registró el 10 de abril en un hotel de la calle Azafranal, donde sustrajeron 2.000 euros, cinco cheques de hotel y un móvil. El último asalto se registró en el hotel de la plaza San Juan Bautista.

Los imputados fueron detenidos el 18 de abril tras el robo en un supermercado de Zamora.