Los artistas visuales de Castilla y León apoyan a Ausín Sáinz

Imagen de una de las obras que provocó la censura por parte del Ayuntamiento

Han emitido un comunicado en defensa del artista, tras la retirada de su exposición por parte del Ayuntamiento de Salamanca.

La Asociación de Artistas Visuales Agrupados de Castilla y León (AVA CYL) ha emitido un comunicado en referencia a la retirada de la exposición de Ausin Sáinz en Salamanca, que el Ayuntamiento de la Ciudad consideró "inadecuada" para el público.

 

La presidenta de AVA CYL, Carmen M. Palenzuela, ha firmado el siguiente escrito hecho público por la Asociación: 

 

Ante los hechos acaecidos recientemente, referentes a la violenta retirada de la exposición de  Ausín Sáinz, la Asociación de Artistas Visuales de Castilla y León, AVA CyL, quiere recordar a los responsables de la sala de exposiciones del Centro Municipal El Charro, de Salamanca, y autoridades municipales, que se ha realizado una actuación contraria a las buenas prácticas en el Arte Contemporáneo.

 

Con respecto a  los argumentos para retirar la exposición, el artista Ausín Sáinz declara que sí que adjunto cumplidamente  la documentación pertinente de su exposición con título “No apto para todos los públicos”. También nos ha comunicado que se le ha mandado una misiva indicando que los gastos de desmontaje de la exposición debían correr por cargo del artista, cosa esta inadmisible. La exposición fue retirada con gran precipitación, poniendo las obras en calle, con grave riesgo de deterioro de las mismas y añadiendo además la presencia policial para realizar dicha operación.

 

La dirección de la sala no puede decidir de forma unilateral la adecuación de los contenidos de las exposiciones en un espacio público. Y en todo caso se debe comunicar en tiempo y forma, de manera razonada y consensuada con el artista, la idoneidad o no de los temas tratados, no con la exposición ya montada y lista para ser inaugurada.

 

La Asociación de Artistas Visuales expresa su malestar y rechazo ante lo que evidentemente es una mala praxis, tanto en el fondo como en la forma, y pide que no se vuelvan a repetir episodios como este, que dañan la dignidad de los artistas y además empañan la imagen de la ciudad de Salamanca, como ciudad cultural, abierta y cosmopolita.