Los artistas revolucionarios alemanes que dieron paso las Vanguardias, por primera vez en España

La Sala de Exposiciones del Museo de Salamanca acoge una exposición con la obra de Paula Modersohn-Becker y los artistas de Worpswede, fundamentales para entender el paso entre el arte de finales del XIX de principios del XX.

La obra de Paula Modersohn-Becker y los otros cinco artistas de Worpswede, de entre 1895 y 1906, llega por primera vez a España gracias a la colaboración entre el Museo de Salamanca, el Instituto de Relaciones Internacionales de Alemania (IFA) y la Junta de Castilla y León. La muestra tendrá lugar en la Sala de Esposiciones del Museo hasta el 2 de febrero.

 

El comisario de la exposición y representante del IFA para España y Portugal, Christoph Strieder, ha explicado en rueda de prensa que estos artistas, especialmente Paula Modersohn-Becker, "introdujeron elementos revolucionarios que permitieron la transición pictórica para ir desde el estilo decimonónico hacia el Modernismo de comienzos del XX".

 

Estos artistas iniciaron "en algún momento una vuelta a la naturaleza; decidieron ir a vivir al pequeño pueblo de Worpswede, entre Bremen y Hamburgo, y vivir al margen de la Academia, de las tradiciones sociales y comenzar a pintar como sentían", explica Strieder. No se trata de una "exposición espectacular", sino más bien "invernal, en formatos pequeños, que invitan a la intimidad y a los espacios interiores". Destaca la originalidad de los "grabados en aguafuerte".

 

El agregado Cultural de la Embajada Alemana en España, Peter Platte, recuerda que "Modersohn-Becker pintó 700 cuadros, 1000 dibujos y 300 grabados en solo 10 años, pues murió a los 31". Platte se ha sentido satisfecho de exponer "por primera vez a estos artistas en España, después de haber viajado por Europa, América Latina y Asia". Unos representantes "sobresalientes del arte alemán".

 

El subdelegado de la Junta de Castilla y León en Salamanca, Bienvenido Mena, se mostró "muy agradecido" de esta colaboración entre IFA, Museo de Salamanca y Junta, que ha permitido exponer los más de 60 grabados y pinturas y la docena de fotografías que permanecerán en la Sala de Esposiciones hasta el 2 de febrero.