Los años del despilfarro municipal hipotecan de por vida a un tercio de los grandes municipios de Salamanca

Gráfica del pago de deuda de Ledesma.

Ledesma, La Alberca o Vitigudino seguirán arrastrando una deuda millonaria más allá del 2032. Y municipios como Villares, Pelabravo o Fuentes de Oñoro verán como se incrementa si no le ponen remedio. La mayoría de los grandes ayuntamientos salmantinos no estará 'limpio' hasta la próxima legislatura.

Las cuentas de los municipios salmantinos presentan, en general, un estado muy mejorable. Con contadas excepciones, la mayoría arrastra todavía el efecto de los años 'locos' del endeudamiento público y tardará unos años en recuperar la estabilidad. Muchos lo van a tener difícil para deshacerse de su deuda en esta legislatura y tendrán que esperar más allá de 2020. Y otros lo tienen sencillamente imposible y van a estar pagando deuda 'de por vida', bien porque es excesiva, bien porque no destinan suficiente a pagarla (muchas veces, porque no lo generan).

 

Los años del despilfarro municipal han hipotecado las cuentas de muchos municipios salmantinos. De los treinta de más de mil habitantes, diecisiete no tendrán su deuda 'a cero' hasta después de 2020, es decir, de cara a la próxima legislatura. Y una decena de ellos no puden ver un horizonte sin deuda municipal. Así se desprende de los datos de la página gobierto.es, que ha simulado cuánto van a tardar en pagar la totalidad de su deuda declarada todos los municipios de España.

 

Para ello, se ha estudiado cuánto han destinado a pagar deuda en los últimos cuatro años, y se ha hecho una proyección del año en que dejará a cero sus deudas. La media marca que no será así hasta 2025, y la deuda media en 226 será de 542 euros/habitante. Analizando a los de más de mil habitantes de Salamanca, una decena llegará a ese año sin haber terminado de pagar su deuda. Sin embargo, el escenario es mucho peor para un ramillete de ayuntamientos 'campeones' de la deuda.

 

Ledesma, La Alberca o Vitigudino van a arrastrar una deduda millonaria hasta más allá de 2032. Con su actual nivel de deuda y lo que han dedicado a pagarla, la gráfica de la simulación se pierde más allá de los próximos 15 años. El motivo reside en la combinación de lo que destinan de presupuesto a pagar y lo que deben: con el nivel de deuda viva que tienen no tienen recursos para reducirla.

 

Ledesma, por ejemplo, bate todos los récords. Debe a 2015 un total de 575 euros, pero en 2032 deberá 1.837 euros/habitante si no le pone remedia. La Alberca logrará reducir su deuda, pero pasará de los 1.418 euros/habitante actuales a 987; y lo mismo le pasa a Vitigudino, que ahora debe 953 euros/habitante y que en 2032 deberá todavía 333 euros.

 

Además, hay otras localidades que están en problemas porque, con su actual política presupuestaria, su deuda no sólo no va a bajar, sino que aumentará. Es el caso de Pelabravo, que pasa de 144 a 767 euros según las proyecciones; Cantalapiedra, de 146 a 779; Fuentes de Oñoro, de 775 a 824; o Villares de la Reina, más modesta, que aumenta de 10 a 34 euros por habitante de deuda para los próximos años.

 

Entre las cabeceras, la capital tendrá pagada su deuda en 2021 si sigue por la actual senda, lo que también significa dejar de dedicar dinero a otras políticas; Guijuelo lo tendrá resuelto en 2024; Alba de Tormes en 2019; Santa Marta en 2025; Béjar en 2021; Peñaranda en 2025; y Ciudad Rodrigo, en 2023. Todas, antes de la media y con un nivel de deuda bastante controlar.