Los alumnos españoles, por debajo de la media en 'resolución de problemas' en la vida cotidiana

(Foto: I. Calle)

España se sitúa en el puesto 23 de los 28 países de la OCDE que participan en esta prueba.

Los alumnos españoles empeoran sus resultados en la prueba de resolución de problemas de la vida cotidiana del Programa para la Evaluación Internacional de los Alumnos (PISA) de 2012 con una puntuación de 477 puntos, 23 por debajo de la media de la OCDE (500 puntos) y cinco puntos menos que en la realizada en el año 2003. Así, España se sitúa en el puesto 23 de los 28 países de la OCDE que participan en esta prueba.

  

Aunque los resultados de Lectura, Matemáticas y Ciencias de la edición de PISA 2012 se dieron a conocer el pasado 3 de diciembre, la OCDE presenta este martes, de forma separada, los relativos al área transversal de 'resolución de problemas', que en esta ocasión se han realizado en formato digital. Para la realización de estas pruebas, PISA evaluó a 2.700 alumnos españoles de 181 institutos.

  

Los resultados demuestran que los estudiantes tienen dificultades para comprar la combinación de billetes si surgen complicaciones, como perder uno de los medios de transporte, tener que pagar una penalización, retrasos... También presentan dificultades para manejar y programar aparatos electrónicos complejos, aunque cotidianos, como un mp3, una aspiradora o el termostato del aire acondicionado o calefacción.

  

"El objetivo no consiste en lo que los estudiantes han aprendido, sino si pueden extrapolar lo que saben y trasladarlo de forma creativa. La economía mundial no se centra solo en lo que se sabe, sino en lo que se puede hacer con lo que se tiene; la empleabilidad depende de la capacidad para aplicar lo que se ha aprendido", ha aseverado el director de PISA, Andreas Schleicher, que ha acompañado a la secretaria de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, Montserrat Gomendio, en la presentación de los resultados.

  

La puntuación media obtenida por España se corresponde al nivel 2 de los seis establecidos en PISA, de manera que un alumno medio español de 15 años es capaz de interpretar en un mapa de carreteras la ruta más corta cuando el tiempo del itinerario viene dado, seleccionar un desplegable el mejor punto de encuentro para tres personas que viven en lugares diferentes, comprar el billete más barato, combinando metro, autobús y tren en una ciudad en la que nunca ha estado, etc.

 

MADRID POR ENCIMA DE LA OCDE

  

Corea, con 561 puntos, Japón (552), Canadá (526) y Australia (523) son los países que lideran la tabla de los 28 países. Por debajo de España (477) se sitúa Eslovenia (476), Hungría (459), Turquía (454), Israel (454) y Chile (448).

  

Hay tres comunidades autónomas que han participado con una muestra mayor en esta prueba de resolución de problemas: Madrid, País Vasco y Cataluña. La Comunidad de Madrid está por encima de la media de la OCDE con 507 puntos. País Vasco (496) y Cataluña (488) no superan esta barrera, pero sí la puntuación media española.

  

Las puntuaciones medidas obtenidas por los alumnos españoles se sitúan por debajo de la media de la OCDE y este resultado explica, según la secretaria de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, Montserrat Gomendio, durante la presentación del informe, que hay un alto porcentaje de alumnos (28%) que se sitúa en los niveles más bajos de competencia frente al 20% de la media de la OCDE. Sólo un 7% de los españoles es capaz de resolver problemas de niveles 5 y 6.

 

BRECHA ENTRE INMIGRANTES Y NATIVOS

  

En cuanto a las diferencias por sexo, en la media de la OCDE los chicos obtienen 6,6 puntos más que las chicas porque hay chicos en los niveles más altos de competencias, pero en España la brecha es mucho más pequeña (1,5 puntos). La distancia, sin embargo, es de 39 puntos entre alumnos nativos e inmigrantes en el sistema educativo español frente a la de la media de la OCDE (36 puntos).

  

Según la 'número dos' de Educación esta brecha entre inmigrantes y nativos se debe a la "rigidez" del sistema educativo actual, "que entiende la equidad como el trato uniforme a todos los alumnos" y no un desarrollo "individual" de cada uno de los que forman el sistema. "Hasta ahora la equidad se ha entendido como la uniformidad de resultados mediocres", ha aseverado.

  

Existen también diferencias de puntuación en la competencia de resolución de problemas entre los alumnos que no han repetido y los que lo han hecho dos cursos de 133 puntos para el conjunto de los países de la OCDE, y que en España se eleva hasta los 140 puntos, ya que el porcentaje de repetidores es muy superior. "Es un método ineficaz para resolver los problemas y suponen un gran coste", ha advertido la secretaria de Estado.

  

La ocupación profesional y los recursos tecnológicos y culturales disponibles en el hogar de los padres es otro factor relevante a la hora de explicar las diferencias en resolución de problemas.

 

En España las diferencias entre los hijos de padres con estudios universitarios y los de padres con estudios de secundaria e inferiores son de 43 puntos, mientras que en el conjunto de la OCDE esta diferencia alcanza los 69 puntos. "No es un tema de entorno sociocultural sino que tiene que ver más con lo que ocurre en clase", ha explicado sobre España Andreas Schleicher.

 

RESPONSABILIDAD DE LOS PROFESORES

  

Tanto Gomendio como el director de PISA han destacado que los resultados entre los alumnos españoles son "muy heterogéneos" y que no dependen de un tipo de centro concreto, sino que "el problema se extiende entre muchos colegios y perfiles de alumnado diferentes".

  

La 'número dos' de Educación ha asegurado que con la aprobación de la LOMCE es necesario un "cambio metodológico radical" en la docencia, que tiene que ver con el "liderazgo" de los directores, la autonomía de los centros educativos y del profesorado. De este último, ha señalado que tiene que realizar cursos sobre adquisición de competencias, al tiempo que ha afirmado que el Ministerio de Educación va a poner en marcha una plataforma digital para que los profesores compartan contenidos y buenas prácticas.

  

Preguntada la secretaria de Estado por si los resultados mediocres de los alumnos es responsabilidad del profesorado, ésta ha afirmado que son los docentes "los que enseñan a los alumnos" y, por tanto, "son el eslabón más importante". Asimismo, ha incidido en el cambio de sistema de enseñanza, que deje atrás la memorización de un libro de texto para pasar a barajar distintas fuentes de información y saber seleccionarlas.

  

"Los profesores van a tener que saber solucionar tareas complejas, ser innovadores y creativos", ha indicado Gomendio, para añadir que "la responsabilidad última de poner en práctica (estas competencias) es de ellos".

Noticias relacionadas