Actualizado 17:07 CET Versión escritorio
Salamanca

Los alimentos que no deben faltar en tu dieta primaveral... al menos estos cinco

Con la llegada del buen tiempo y de la primavera, muchas son las dietas express que se inician para llegar al verano con la mejor figura, de hecho, el 50 por ciento de estas dietas se inician en estos meses con la vista puesta en el verano.

Publicado el 20.03.2017

Este tipo de dietas tienen riesgos para nuestra salud, por ello, para cuidar la línea lo mejor es seguir una dieta equilibrada y realizar ejercicio moderado de forma regular.

 

Para acelerar el proceso de la pérdida de grasa y toxinas inncesarias es imprescindible combinar la dieta con el ejercicio físico. Además, este debe ser individualizado y adaptado por profesionales para personas que presenten distintos índices y niveles de grasa corporal, además de otro tipo de limitaciones por la edad y las circustancias.

 

La directora de la Clínica 'Feel Good', la doctora Amaro, recomienda una dieta variada en la que se pueda disfrutar de productos de temporada, con el fin de evitar la monotonía en la alimentación y tener nuevos aportes alimenticios.

 

Los alimentos que no deben faltar nunca en una dieta primaveral son en su mayoría frutas verduras y hortalizas. Algunas de estas son:

 

- La fresa es una fruta que tiene su temporada desde enero hasta junio. Es muy rica en vitamina C, B6 y ácido fólico y apenas añade 37 calorías por cada 100 gramos que se ingieren, ya que se compone casi de un 85 por ciento de agua. Es un potente antioxidante y un antiinflamatorio natural.

 

- Las cerezas son otras de las frutas imprescindibles desde el mes de abril hasta julio. Son muy ricas en antioxidantes y una excelente fuente de vitaminas entre las que se encuentra la A por encima de todas pero también la C y la E. Contiene potasio, magnesio como minerales y ácido fólico ideal especialmente para la dieta de la mujer.

 

Son conocidas como alimento que ayuda a la salud cerebral y en la prevención de pérdida de memoria. Además, la ingesta de cerezas reduce el riesgo de diabetes y constituye una buena fuente de fibra para la salud digestiva.

 

- Los puerros son una verdura cuya temporada va desde marzo hasta junio. Tiene un alto contenido en agua y apenas tiene grasa y calorías, lo que le convierte en uno de los vegetales que menos hidratos de carbono tiene. Es ideal para incorporarlo en caldos y purés, además de acompañarlo con otras verduras en guisos ligeros.

 

-  La zanahoria tiene una producción continua, aunque los meses de abril, mayo y junio son de los que mejor se disfruta y donde se dan las mejores cosechas. Es una de las piezas clave en cualquier dieta, ya que además de ser antioxidante es muy depurativa y arrastra las toxinas que deben estar fuera de nuestro organismo. Es diurética y altamente saciante por su contenido en fibra, por lo que se convierte en un aliado ideal. Y, además, ayuda a broncearse de una manera equilibrada.

 

- El berro tiene su temporada desde las últimas semanas de invierno y las primeras de primavera hasta mediados del mes de abril. Tiene un gran aporte de minerales como hierro y yodo ayudando además a la depuración de grasas en el organismo.

 

El berro es un rico acompañamiento para ensaladas, es tónico, refrescante y como comentamos antes depurativo. Colabora en la reducción del índice de azúcar en diabéticos. Al margen de sus beneficios para la dieta, el berro es una fuente increíble de nutrientes oculares como la vitamina A, beta-caroteno, carotenoides, luteína y zeaxatina.
 

 

A esta lista de alimentos se les puede añadir otros que también son eficientes por sus propiedas y colaboran de forma activida a la dieta como los albaricoques, los aguacates, las cebollas, los calabacines, las lechugas o las judías.