Los agricultores se animan a sembrar garbanzo por su precio pero esperan ansiosos las lluvias

Solo un porcentaje muy pequeños de los productores ha iniciado la siembra en la provincia

El sector agrícola reclama las ansiadas precipitaciones porque aunque aún no hay una catástrofe, si no llueve en las próximas semanas, la producción puede ser “desastrosa”. Eso es lo que afirman los productores de la provincia que para la próxima campaña se han animado a sembrar una mayor superficie de garbanzos en relación al pasado año.

“Sí hemos notado que debido al precio que tiene el garbanzo de Pedrosillo en la actualidad, los agricultores que nunca habían sembrado este cultivo ahora sí lo hacen, por lo que la superficie puede aumentar un poco más la próxima campaña respecto a la anterior que fue de más de 2.000 hectáreas, aunque los dientes de sierra están siempre muy pendientes en este sector”, destaca el director técnico de Legumbres de Calidad, Nicolás Armenteros.

Hay que recordar que este sector contará a partir del año 2013 con la semilla certificada para todos los productores “y lo normal es que no le falte a ningún productor siempre y cuando la producción sea igual que le media de las últimas campañas, en torno a 800 kilogramos por hectárea, aunque si las lluvias no lo remedian, puede ser un mal año”, afirma Armenteros.

Un precio de récord
En cuando al valor de eta legumbre en la actualidad, se debe fundamentalmente a la escasez de garbanzo que hay en la actualidad en el mundo ya que se ha puesto freno a la importación, fundamentalmente de países como México, aunque se desconoce el nivel de producción de cara a esta campaña.

No obstante, dentro del sector se habla de una posible reducción de la superficie de siembra de este cultivo en favor de otros para producir energía en países como Estados Unidos o Canadá, aunque aún no hay datos que certifiquen este hecho.

De lo que si hay datos es del precio del garbanzo de Pedrosillo, que cotiza en la actualidad en la Lonja a 740 euros por tonelada, 250 euros más que el año pasado por estas mismas fechas (cantidad desorbitada) e incluso 40 euros más por tonelada que en la campaña de 2007 cuando su elevado valor ‘solo’ alcanzó los 700 euros.

La Lenteja, en pleno desarrollo

Por último, en lo que respecta a la Lenteja de la Armuña, el cultivo se encuentra en plena fase de desarrollo a la espera de algunas precipitaciones aunque ha tenido una “sementera irregular” porque unas parcelas están más avanzadas que otras por lo que su recolección puede distar unas de las otras.