Los agricultores de la Remolachera Salmantina ven frenada su entrega por “culpa” de la fábrica de Toro

A estas alturas, la azucarera tan solo ha recibido el 50% de la cantidad total que corresponde a este colectivo en la provincia

La campaña de remolacha en la provincia sigue su curso con un pequeño inconveniente para los productores del colectivo de la Remolachera Salmantina, que hace referencia a la recogida del cultivo por parte de la fábrica.

“Llevamos más de una semana de entrega de cultivo muy irregular porque desde la fábrica solo han recogido el 50% de lo que se debería haber entregado ya y parece que los agricultores de Salamanca son los últimos y nos hace pensar que puede haber un trato de favor hacia algunos”, señala Pedro Jesús Blázquez, nuevo presidente de esta cooperativa.

Por ello, la fábrica de remolacha de Toro (Zamora) solo ha recibido 8.200 toneladas de este cultivo “cuando debería llevar el doble y no estamos satisfechos”, apunta Blázquez. De esta cantidad, 6.000 toneladas corresponden a la zona de La Armuña, 1.100 a La Guareña, 500 toneladas a la comarca de Peñaranda y 200 al Tormes Bajo.

Esta producción ha dado de media un 7% de descuento y una riqueza de 18,42. En el cómputo total de la provincia se han entregado ya a la fábrica de Toro más de 14.000 toneladas y la azucarera cuenta ya con 82.000 de las 900.000 toneladas que tiene contratadas, un 10 por ciento.

Un sector que necesita ayudas y un precio justo
Por su otro lado, el nuevo presidente de la Remolachera Salmantina, Pedro Jesús Blázquez, no es muy optimista de cara al futuro del sector “si éste no recibe algún tipo de ayuda o subvención, aunque ésa no es la única solución. La cuestión es que el agricultor quiere que su producto valga dinero porque de lo contrario caerá en un desánimo mayor al actual”, apuntó.

Precisamente este desánimo es el que lleva a muchos a abandonar la siembra de “un cultivo estrella hace pocos años, pero que ahora no es muy rentable porque los costes de producción son demasiado elevados. Pero si este sector no funciona, no solo los agricultores se verán perjudicados, sino también todas las empresas y trabajadores que de algún modo tienen alguna relación con él”, destacó. Y lo que está claro es que “aunque te guste tu trabajo, como no ganes dinero, no puedes seguir en él”.

Por último, y en cuanto a la duración de la campaña actual, Blázquez señaló que depende de la meteorología, pero lo “ideal ahora es que lloviera un poco para poder realizar las labores de sementera, aunque no como en campañas anteriores cuando la fábrica de Toro se vio obligada a cerrar sus puertas”, concluyó.