Los afectados por Hepatitis C alertan de la desastrosa situación en la cárcel de Topas

(Foto: Acaip)

Sólo ocho reclusos han recibido tratamiento contra la Hepatitis C en Topas, cuando se calcula que un 20% de ellos la sufre.

La plataforma de afectados por la Hepatitis C ha puesto hoy sobre la mesa la delicada situación de los cientos de afectados por la enfermedad en Salamanca, y ha querido hacer énfasis en lo que particularmente se vive en la cárcel de Topas. "Topas es una pena, es una pena lo que ocurre en las cárceles", ha comentado su responsable, Esther Mate, en la presentación de una moción del PSOE para dar un vuelco a la situación sanitaria que viven los miles de afectados.

 

Como ha desgranado Mate, si en general el 1,7% de la población está afectada por la Hepatitis C, en el caso de la población reclusa aumenta hasta el 20%. "Es un desastre lo que hay dentro de las cárceles", ha dicho Mate, que lamenta que "la gente se puede morir en un centro penitenciario porque se pasan la pelota" ha dicho en referencia a la actitud de las diferentes autoridades responsables porque "una persona que por desgracia entra en un centro penitenciario pierde la libertad, pero no otros derechos".

 

En este sentido, los afectados insisten en que un 20% de la población reclusa de Topas, actualmente de unas 800 personas, sufre Hepatitis C y han denunciado que sólo se han autorizado ocho tratamientos y que, además, hay una orden para interrumpir la concesión de tratamientos por lo que muchos presos están a la espera, una situación delicada por la incidencia combinada de la enfermedad y el VIH en las cárceles. Mate ha denunciado que a los presos "se les esconde a nivel médico".