Los acusados reconocen que participaron en el tráfico de droga

Conclusiones. El Ministerio Público solicita una pena conjunta de 21 años de prisión para los cinco imputados al considerar probado el transporte de cerca de un kilo de cocaína desde Málaga a Inglaterra
E. G.

Los cinco acusados por un presunto intercambio de cocaína en un área de servicio ubicado en Arapiles reconocieron su participación en los hechos durante la vista que se celebró ayer en la Audiencia Provincial.

Tres de los acusados, todos ellos de nacionalidad marroquí, testificaron que eran conscientes de que iban a realizar un intercambio de cocaína y confirmaron que se pusieron de acuerdo para llevarlo a cabo el día 30 de marzo del pasado año, momento en que se produjeron los arrestos. También reconocieron ante la sala que el destino final de la sustancia era el tráfico de estupefacientes.

Los otros dos imputados, de nacionalidad británica, también reconocieron su participación en el transporte de la cocaína. Así, S. W. S. detalló que adquirió la droga en Málaga por 20.000 euros y pagó 2.000 euros a los marroquíes por transportarla. Sin embargo, ambos aseguraron que el destino final de la droga no era el tráfico, sino que la adquirieron para su consumo.

Ante el reconocimiento por parte de los acusados de los hechos que se les imputan, la sala declinó la declaración de los testigos.

En las conclusiones, el Minsiterio Público solicitó para los tres acusados marroquíes, con iniciales A. C. H., de 31 años, A. O. L, de 42 años y M. E. Ch., de 31 años, una pena de cuatro años de prisión más el pago de una multa de 150.000 euros para cada uno. Además, solicita cinco meses de prisión en concepto de responsabilidad personal subsidiaria en el supuesto de impago.Para los otros dos acusados británicos, S. W. S., de 34 años y B. S. E., de 32 años, la acusación pública solicitó cuatro años y seis meses de prisión, así como una multa de 150.000 euros para cada uno y 10 meses de responsabilidad personal subsidiaria si no hacen frente a dicha cuantía.

La operación realizada por agentes de la Guardia Civil tuvo lugar en la mañana del día 30 de marzo de 2009, momento en que la Benemérita –tras las sospechas de que en el área de descanso, ubicado en la salida 348 de la A-66, se estaban produciendo movimientos extraños entre camiones y vehículos–, registró el interior de una cabina tractora de un camión, dedicado al transporte internacional, donde hallaron una bolsa que contenía cocaína. Según el relato del Ministerio Público, la cantidad intervenida fue de 997,51 gramos de cocaína de gran pureza, que en el mercado ilícito alcanzaría los 94.521, 91 euros, y en dosis, 135.991,77 euros. Durante el registro, la Guardia Civil también se incautó de 521 euros, 13.500 libras esterlinas, un turismo marca Peugeot 207, ocho teléfonos móviles y una pequeña cantidad de hachís. Tras las investigaciones, los agentes comprobaron que los acusados se citaban con frecuencia en este área de servicio con el objeto de intercambiar droga procedente de Málaga a través de camiones, cuyo destino final era Inglaterra. Los agentes detuvieron a los tres camiones de nacionalidad marroquí y a los dos británicos en el citado área de servicio.