Los accionistas de Iberdrola respaldan la gestión del salmantino Ignacio Galán

El salmantino Ignacio Galán saluda a un accionista (Foto: Iberdrola)

El presidente de Iberdrola ha repasado el modelo de los últimos 15 años, que ha llevado a la empresa a ser la primera eléctrica europea por capitalización bursátil.

Iberdrola ha celebrado en la jornada del viernes 8 de abril su Junta General de Accionistas en el Palacio Euskalduna de Bilbao, en la que el presidente del grupo, Ignacio Galán, ha recibido el respaldo mayoritario de los accionistas de la Sociedad a su gestión al frente de la empresa.

 

En una Junta a la que ha asistido el 78% del capital social de Iberdrola, todas las propuestas de acuerdo han sido aprobadas por amplia mayoría.

 

Durante su intervención ante los accionistas, el presidente de Iberdrola ha querido comenzar repasando el camino seguido por la compañía durante los últimos 15 años, basado en la creación de valor para todos de un modo sostenible.

 

Así, y con los resultados fijados en las Perspectivas Estratégicas 2014-2016 alcanzados con un año de antelación, Galán ha recordado que la compañía tuvo la capacidad de anticiparse a los retos energéticos de futuro cuando en 2001 asumió que el mundo necesitaría más energía, más limpia y más eficiente.

 

Partiendo de esta visión, la compañía ejecutó una estrategia acertada, apostando por el desarrollo de las energías limpias y la internacionalización. Todo ello en base a valores como el esfuerzo, la capacidad, la honradez, la lealtad, el espíritu de equipo, el compromiso social y el buen gobierno corporativo.

 

Como resultado de este modelo, ha recordado Galán, “Iberdrola es una empresa más grande, más diversificada, más internacional y más rentable: nos hemos convertido, a cierre de ejercicio, además de en la mayor eléctrica europea, en la que mayor rentabilidad total para el accionista ha ofrecido en los últimos 15 años: un 240%”.

 

En este sentido, el presidente del grupo ha afirmado que la revalorización de los títulos de Iberdrola en 2015 ha ascendido al 17%, frente a la caída del 7,2% del Ibex 35 y del 5,4% del Eurostoxx Utilities. Esto convierte al grupo en la eléctrica europea con la mayor rentabilidad total para el accionista de sus principales competidores, con un 20%. Si a esto se añade la evolución de 2014, la rentabilidad total para el accionista en los últimos dos años supera el 50%.