Los 27 piden combinar los recortes con un plan de empleo sin respaldo presupuestario

Reclaman reformas laborales para reducir la temporalidad y disminuir la carga fiscal sobre el trabajo

Los jefes de Estado y de Gobierno han admitido este lunes que la austeridad por sĂ­ sola no es suficiente para superar la crisis de deuda y han reclamado una estrategia para impulsar el crecimiento, aunque no han previsto ningĂşn respaldo presupuestario adicional ni han detallado las medidas concretas.

Pese a esta falta de concreciĂłn, el primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, no ha suscrito la declaraciĂłn debido a una reserva de su parlamento. "En los Ăşltimos meses ha habido signos preliminares de estabilizaciĂłn econĂłmica, pero las tensiones en los mercados financieros continĂşan dificultando la actividad econĂłmica y la incertidumbre sigue siendo alta", seĂąala la declaraciĂłn aprobada por los Veintisiete en la primera cumbre de 2012.

La consolidaciĂłn fiscal, sostienen los lĂ­deres, "es una condiciĂłn necesaria para volver a un mayor crecimiento y empleo, pero no es suficiente por sĂ­ misma: tenemos que modernizar nuestras economĂ­as y reforzar nuestra competitividad para garantizar un crecimiento sostenible".

"El crecimiento y el empleo sĂłlo se reanudarĂĄn si proseguimos un enfoque coherente y completo, combinando una consolidaciĂłn fiscal inteligente que preserve la inversiĂłn para el crecimiento futuro, polĂ­ticas macroeconĂłmicas sĂłlidas y una estrategia de empleo activa", seĂąalan las conclusiones.

"Aunque los Gobiernos estĂĄn esforzĂĄndose intensamente por corregir los desequilibrios presupuestarios de forma sostenible, se precisan mayores esfuerzos para fomentar el crecimiento y el empleo. (*) Tenemos que hacer mĂĄs para sacar a Europa de esta crisis", afirman los jefes de Estado y de Gobierno.

Los lĂ­deres europeos aceptan que los paĂ­ses con problemas redirijan los fondos estructurales asignados que todavĂ­a no han gastado "hacia el crecimiento y el empleo", pero dejan claro que no habrĂĄ ayudas adicionales. En el caso de EspaĂąa, Bruselas cifra en 10.700 millones de euros las subvenciones disponibles de un total de 82.000 millones para el conjunto de la UE, aunque en la declaraciĂłn no se menciona ninguna cifra.

Los Veintisiete ven prioritario reducir el paro en Europa, que afecta a mĂĄs de 23 millones de trabajadores. Para ello recomiendan reformas laborales encaminadas a reducir la temporalidad, ajustar los costes salariales a la productividad, y reducir la carga fiscal sobre el trabajo. Los lĂ­deres han asumido el compromiso de ofrecer a los jĂłvenes que dejen el sistema educativo un puesto de trabajo o formaciĂłn de calidad en un plazo de "varios meses".

Los lĂ­deres europeos han reclamado iniciativas para facilitar a las pequeĂąas y medianas empresas el acceso a la financiaciĂłn. En este sentido, han respaldado la polĂ­tica del Banco Central Europeo de suministrar liquidez a largo plazo a la banca y han pedido a los supervisores "garantizar que la recapitalizaciĂłn bancaria no conduzca a un desendeudamiento que afecte negativamente a la financiaciĂłn de la economĂ­a". "Los supervisores deben garantizar una aplicaciĂłn rigurosa en todos los bancos de la legislaciĂłn de la UE que restringe el pago de bonus", indican las conclusiones.

TambiĂŠn defienden concentrar los fondos europeos en proyectos que ayuden a las pymes y revisar el techo de crĂŠdito del Banco Europeo de Inversiones, asĂ­ como poner en marcha lo antes posible los bonos comunitarios para financiar infraestructuras prioritarias.

Finalmente, los jefes de Estado y de Gobierno han acordado acelerar toda la legislaciĂłn que permita completar el mercado interior, en particular las nuevas normas sobre copyright y lucha contra la piraterĂ­a, comercio electrĂłnico, y coordinaciĂłn de polĂ­ticas impositivas.