Los 27 acuerdan mejorar las condiciones de recepción de los demandantes de asilo en la UE

CEAR
Los ministros del Interior de la UE han llegado este jueves a un acuerdo político para modificar la normativa comunitaria con vistas a mejorar las condiciones de recepción de los demandantes de asilo en la UE con independencia del país en que se solicita la petición.
BRUSELAS, 25 (EUROPA PRESS)

Los ministros del Interior de la UE han llegado este jueves a un acuerdo político para modificar la normativa comunitaria con vistas a mejorar las condiciones de recepción de los demandantes de asilo en la UE con independencia del país en que se solicita la petición.

Los cambios legislativos pactados en la reunión celebrada en Luxemburgo garantizarán estándares de las condiciones de vida de los demandantes de asilo y protección internacional mejores y más armonizados en toda la UE sobre todo para los menores no acompañados, así como para mejorar la eficacia de la lucha contra los abusos en los sistemas nacionales de asilo.

Los principales cambios normativos pactados exigen que la detención de los demandantes de asilo sólo sea posible cuando exista una evaluación individual del caso y que los Estados miembros demuestren que no pueden aplicar de manera "eficaz" otras medidas alternativas "menos coercitivas".

Además, en caso de detención, los demandantes de asilo deberán tener acceso a asistencia y representación legal gratuita para apelar su orden de detención, algo que el Estado miembro podrá rechazar únicamente cuando considere que la apelación no tiene visos "tangibles" de resultar favorable para el demandante de asilo.

Por norma general, los demandantes de asilo deberán ser recluidos en centros de recepción especiales y sólo si ello no es posible podrán ingresar en prisión pero deberán permanecer separados de los presos criminales.

Se introducen en especial salvaguardias adicionales para los grupos vulnerables como las personas con necesidades especiales, los menores, los adultos dependientes o las víctimas de tortura.

Así, los menores no acompañados sólo podrán ser detenidos en casos excepcionales y nunca en centros penitenciarios y, junto con los adultos dependientes, podrán disfrutar de mayores garantías para poder alojarse con familiares.

Los cambios también mejoran las perspectivas para que los demandantes de asilo puedan incorporarse al mercado laboral en los Estados miembros, que deberán favorecerla en un plazo de nueve meses en lugar de los actuales 12 meses desde que presenten su solicitud de asilo para garantizar su independencia e integración.

Los Estados miembros también deberán garantizar servicios sanitarios, incluido tratamiento para los casos serios de desorden mental cuando sean necesario y apropiados, así como el tratamiento necesario, especialmente acceso a tratamiento médico y psicológico "apropiado" para las víctimas de tortura, violación y otras formas de violencia grave.

Reino Unido, Irlanda y Dinamarca no estarán sujetos por los nuevos cambios legislativos, que deberán transponerse en el derecho nacional del resto de Estados miembros en un plazo de dos años desde que se aprueben formalmente.