Lolita Flores, Paz Padilla, Fabiola Toledo y Ana Hurtado estrenarán en Ávila la comedia musical 'Sofocos'

Rogamos sustituyan por ésta la anterior información sobre el mismo tema, al haber un error en las fechas de la actuación, que será los días 3 y 4 en lugar del 2 y el 3. Volvemos a transmitir la información ya corregida. Disculpen las molestias.
Rogamos sustituyan por ésta la anterior información sobre el mismo tema, al haber un error en las fechas de la actuación, que será los días 3 y 4 en lugar del 2 y el 3. Volvemos a transmitir la información ya corregida. Disculpen las molestias.

Lolita Flores, Paz Padilla, Fabiola Toledo y Ana Hurtado estrenarán en Ávila la comedia musical 'Sofocos'

ÁVILA, 1 (EUROPA PRESS)

La cantante Lolita Flores y las actrices Fabiola Toledo y Ana Hurtado, además de la humorista Paz Padilla estrenarán este sábado, 3 de noviembre, y el domingo, día 4, en Ávila la comedia musical 'Sofocos (Qué medio siglo no es nada)', dedicada al "lado divertido de la menopausia".

Se trata de un montaje teatral "de mujeres para mujeres", según ha informado la productora, dirigida por Juan Luis Iborra e Isabel Arranz, ésta última también autora de los textos.

La idea surgió hace algo más de un año, cuando la actriz Ana Hurtado propuso la idea a los productores, Manel Torrents y Roberto J. Oltra, y se ha convertido en una comedia musical con vestuario de Agatha Ruiz de la Prada, la coreografía de Lola González y la participación virtual de María Teresa Campos.

"Cuando leí el texto, pensaba: si es que esa soy yo. Y estoy segura de que algo así van a pensar todas las mujeres que vayan a ver el espectáculo, porque, más que una obra teatral, es todo un espectáculo, con música, con bailes, con risas y con participación de las espectadoras", expresó Lolita tras los primeros días de ensayo, según un comunicado.

Las canciones del musical son de José María Guzmán y Tony García Flores.

Para Hurtado, lo mejor del montaje es que "todas son mujeres", y que los productores "se están limitando a producir".

"Nos dejan hacer lo que nosotras creemos que tenemos que hacer, y las espectadoras se darán cuenta de que no están solas, de que no se han vuelto locas, por lo que surgirá la complicidad entre las que estamos en el escenario y las que forman parte del público", concluyen las mismas fuentes.